“El alquimista”, “Brida”, “El demonio y la señorita Prym” y “El peregrino de Compostela” son títulos de la autoría de Paulo Coelho que, como sabrá más de un fiel seguidor de Poemas del Alma, ya tuvieron su merecido espacio. Por esa razón, los párrafos siguientes estarán destinados al contenido de “La quinta montaña”, otro de los trabajos que forman parte de la producción literaria del brasileño que, por estos días, evalúa la idea de postularse como diputado en su país.

En “La quinta montaña”, el protagonista es Elías, un joven profeta que, tras superar una serie de obstáculos y enfrentar todo tipo de situaciones que pusieron a prueba su confianza, su fortaleza y su fe, consigue llegar hasta Dios, aún cuando vive en un mundo donde las supersticiones, los conflictos religiosos y las tradiciones parecen estar profundamente arraigadas.

Valiéndose de la historia de este personaje que recibe de Dios la orden de marcharse de Israel, el autor intenta brindarle al lector una lección de esperanza, pero también busca que quien conozca el relato reflexione acerca de cuánta influencia tiene uno sobre su propio destino y hasta pueda sentirse identificado con este profeta que, a lo largo de su vida, pasó por un sinfín de experiencias similares a las que pueden ocurrirle al hombre contemporáneo.

Por estar inspirado en contenidos bíblicos, es probable que este libro que comenzó a publicarse en 1996 no resulte de interés para quienes no sienten atracción por la literatura de perfil religiosa. De todas formas, si el estilo narrativo de Coelho los seduce, no teman apostar por esta interesante obra que, como todas las que elabora el brasileño, no sólo entretiene sino que brinda herramientas para que el lector pueda reflexionar y descubrir, en los relatos que componen su obra, mensajes de esperanza e impulsos positivos que le sirvan para crecer como persona.