Los adjetivos comparativos, demostrativos, calificativos, determinativos y posesivos ya forman parte del historial de talleres de Poemas del Alma. Ahora es momento de aclarar las dudas acerca de otro tipo de palabras que cumplen la función de determinar o calificar a un sustantivo. Como se puede apreciar a través del título de este artículo, hoy es el turno de hacer referencia a los adjetivos numerales.

Por su propiedad de medir en forma precisa el sustantivo núcleo del sintagma nominal, se dice que los numerales, al igual que los extensivos o indefinidos, son cuantificadores.

De acuerdo a sus características, un numeral puede ser cardinal (categoría que incluye a la serie de los números reales tales como “uno”, “dos”, “tres”, “cuatro”, etcétera), ordinal (si las palabras determinan un seguimiento en una lista, como sucede con “primer”, “segundo” y “tercer”, entre otros), multiplicativo (al multiplicar el número del núcleo del sintagma nominal y obtener términos como “doble” o “triple”), divisor o partitivo (como por ejemplo “medio”) y distributivo (categoría que hace referencia a aquellos adjetivos como “sendos”, entre otros, que reparten el núcleo del sintagma nominal).

Como resulta evidente, en líneas generales esta clase de adjetivos no es difícil de aplicar. De todas maneras, vamos a continuar con la filosofía aplicada en los demás talleres de dar ejemplos concretos que permitan al lector entender mejor los conceptos.

“Me regalaron cinco muñecas”, “Dos perros rescataron a un bebé”, “Sonia dio a luz a su tercer hijo”, “El primer premio fue para una escritora alemana”, “Por su mala conducta le aplicaron una doble sanción”, “Roque es el único acusado por el triple crimen”, “Hoy cobramos el medio aguinaldo”, “Por el mal tiempo, sólo se pudo jugar medio partido” y “Las mujeres lucían sendos vestidos en la lujosa fiesta” son sólo algunas de las oraciones donde se puede aplicar un adjetivo numeral.