Refranes sobre música

En este ciclo dedicado al refranero popular, vamos repasando algunas de las frases más interesantes relacionadas con un tema en particular. En otras entregas hemos visto refranes sobre frutas, árboles, animales, oficios e incluso sobre la buena y la mala suerte. Los dos últimos capítulos trataron sobre las dificultades de la vida, y sentencias relacionadas con el pasado y el futuro. Hoy, vamos a bailar.


 
La música ocupa un lugar fundamental en nuestra vida. Muchas de nuestras actividades favoritas incluyen algún instrumento, sonido o movimiento corporal. La música nos atraviesa y nos hace la vida (y la memoria) más fácil. En el capítulo de hoy sobre las sentencias más interesantes del refranero popular voy a centrarme en aquellas que recogen algún consejo o afirmación relacionada con la importancia de la música en nuestra vida.
 
 

Bailar de esa manera

Seguramente todos los que no sabemos bailar admiramos a aquellos que son capaces de hacer milagros con sus cuerpos; los que pueden moverse de formas increíbles y hacer que la música parezca haber sido escrita para sus propios cuerpos. Pero aunque no todos podamos hacerlo de forma atractiva, seguramente el baile es una forma de comunicación extraordinaria que nos hermana a todos los humanos, y del que todos de alguna forma disfrutamos (aunque sea, en nuestra intimidad). Tanto es así, que cuando llega la hora de danzar no hay idioma o barrera idiomática que impida la comprensión, y así lo explica este refrán tan certero que señala las tres actividades que podemos realizar (y disfrutar) sin temer a los siempre inoportunos malentendidos:

Y tan especial resulta el baile, que cuando alguien tiene muchas ganas de disfrutar de él, parece ser abducido por cualquier melodía. Sobre eso trata el siguiente refrán, que puede hacer alusión a otras situaciones de la vida; en las que deseamos tanto que no nos damos por vencidos y estamos dispuestos a ponernos a la labor aunque las condiciones no sean las más adecuadas.

Y sobre el baile también trata este refrán que en realidad hace referencia al dolor. Una frase usada en el ámbito de la cosecha de aceituna y que tiene que hace referencia al duro trabajo que exige este oficio. Y eso de las cinco aceitunas tiene que ver con el haber trabajado sin parar durante la cosecha de las varias clases de aceituna, dejando en evidencia el dolor y el cansancio que se queda en el cuerpo después de tamaño esfuerzo.

Pero volvamos a la alegría del baile. Y quedémonos con este otro refrán, que hace referencia a estar muy contento por algo bonito que nos ha pasado. Cabe aclarar que un trompique es una especie de trompo, que suele tener un comportamiento aleatorio y que parece brincar de alegría cuando lo giramos.

La música y las relaciones

La música se encuentra muy emparentada con los amores; tanto es así que muchos amores han surgido después de un encuentro musical de baile o canto. Y es que cuando bailamos, el cuerpo se ajusta a un ritmo nuevo y las cosas se ven de otra manera. Así nos lo recuerdan refranes como éste; donde se hace hincapié en cómo nace el amor gracias a la música. Y aunque a muchos no nos ha pasado, ¿vamos a atrevernos a decir que el cine o la literatura llevan tanto tiempo mintiéndonos?

También la música es herencia. Generalmente cuando en una casa los referentes de los niños cantan o hacen música, éstos también se sienten atraídos por este bello pasatiempo, y desarrollan sus habilidades en él. El siguiente refrán hace referencia precisamente a esa herencia tan hermosa. Y es una frase que puede servir como un buen consejo para fomentar otro tipo de pasiones artísticas, como el gusto por la lectura. En una casa donde los mayores leen, los niños salen amantes de los libros; asó que, ¡a leer y contagiar este placer!

Y viene ahora el último refrán sobre música, que en realidad no tiene una connotación positiva. Se utiliza para decirle a alguien que no intente engatusarnos con sus mentiras porque ya lo hemos descubierto. Es una forma de afirmar que no vale la pena que siga intentándolo con nosotros, porque no seremos víctimas de sus mentiras. Se utiliza también a veces en forma cariñosa cuando se está bromeando.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.