Las estaciones del año en los refranes

Hace unos días publiqué un artículo sobre refranes populares que tienen como protagonistas diversas frutas. Hoy vuelvo con un texto similar en el que expongo algunos refranes basados en aspectos distintivos de las estaciones del año. Una de las cosas más interesantes es el anuncio que se encuentra escondido detrás de cada refrán. En general cada estación nos ofrece pistas para poder predecir cómo será la siguiente, o así lo creían nuestros ancestros, y por eso en base a eso elaboraron estas frases que nos acompañan desde niños.

Las estaciones del año en el refranero popular

Los refranes son frases hechas cortas que remiten a una enseñanza tradicional. Datan de un tiempo anterior a la escritura y en sus orígenes representaban un método de enseñanza que se transmitía de generación en generación. Estas sentencias suelen traer incorporada una amenaza o un aviso acerca de lo que puede suceder si se dan una serie de características, y si actuamos de determinada forma. A veces la sentencia puede ser positiva, en ocasiones puede asemejarse a una especie de maldición.

Los refranes se alimentan de la sabiduría popular, de la experiencia transmitida desde antiguas generaciones, y por esa razón los elementos que conforman sus frases suelen ser cotidianos: objetos o elementos que todos tenemos incorporadísimos a nuestra rutina, para que su significado sea completamente entendible.

Centrémonos ahora en refranes que se construyen partiendo de las estaciones del año. La mayoría tiene que ver con cosas relacionadas con el cultivo de la tierra; debemos recordar que como en la antigüedad dependían tanto del buen hacer agricultor, tener en cuenta las condiciones naturales del clima y de la tierra era fundamental para poder asegurarse la comida durante todo el año.
Aquí van algunos de mis refranes favoritos según qué estación.

Invierno: frío y castañas

En España existen numerosos refranes dedicados al invierno. Muchos vinculados con el frío y el deseo de mantenerse al calor del hogar, como éste:

Diciembre es el mes más frío, así que lo ideal es mantenerse cerca del fuego, asando castañas (algo muy típico de muchas regiones de España) y calentando el cuerpo para evitar que se entumezca. Este refrán también puede hacer alusión a la importancia de rodearse de gente agradable.

Tenemos también este otro refrán sobre el invierno que me parece maravilloso.

En torno al día de San Silvestre, 31 de diciembre, en el Sur de España se termina de realizar la cosecha de la aceituna, cuando los almendros comienzan a florecer. Tenemos aquí dos frutos fundamentales para la economía de algunas regiones de Andalucía; si ha sido un buen año, esta regla debería cumplirse. En tiempos de sequía o de lluvias abundantes, las condiciones varían. Sea como sea, me parece una bonita forma de expresar esta costumbre antiquísima de recoger la fruta mientras otro árbol florece, porque podría servirnos también para ejemplificar el ciclo de la vida.

Esta frase anuncia que tendremos una primavera tardía: es decir, que el frío del invierno se prolongará. Si para el día de San Blas, que cae el 3 de febrero estamos todavía teniendo heladas, entonces debemos prepararnos para soportar un mes más de invierno.

Foto: Diario Sur

Primavera: cantan las golondrinas

Pero el invierno termina y llega la primavera, para llenarnos de flores, cantos y brisa. Y en torno a este mes fabuloso existen también numerosos refranes, como éstos.

Aunque a simple vista este refrán parece hablarnos de lo maravillosa que es esta estación, en realidad hace referencia a su engaño. Porque en cuanto aparecen los primeros días de sol y vemos regresar a la primera bandada de golondrinas colgamos los abrigos y nos aventuramos a salir a la calle como si estuviésemos a mediados de la primavera. Pero no. Marzo es un mes cambiante, y por muy bonito que parezca al principio, hay que andarse con cuidado porque de dejarnos llevar seguro que cogeremos un resfriado.

En torno a este refrán existen diferentes miradas. Hay quienes dicen que su significado es que como en abril llueve mucho, copiosamente y por secciones, es como si toda el agua fuera a dar a un mismo punto. No obstante, existe otra interpretación que igual parece más apropiada. Tenemos un abril de mucha lluvia, el agua cae en grandes cantidades en un mismo punto, y como antiguamente no existía el agua potable era importante tener preparadas las bateas o barriles para llenarlas de agua, o abrir el depósito para que se llenase. Sea como sea, es dulce el cantito que ofrece este refrán.

Verano: calor y trabajo

El verano, con sus densos calores también es época de trabajar la tierra. Aquí van algunos refranes relacionados con esta estación.

Esta frase hace referencia a las etapas de la cosecha de trigo. La primera, que consiste en cortar la planta y separar la semilla de la paja, y la segunda en recoger el fruto ya clasificado. Si no haces tu trabajo en julio, en agosto no tendrás nada que recoger y será una cosecha perdida. Este sentido también puede ser metafórico, y significa que si no somos capaces de discernir entre las personas aquellas que pueden hacernos bien y no las clasificamos, entonces nunca cosecharemos una buena amistad.

Este otro refrán vinculado al verano hace referencia a lo cambiante que es el tiempo en este último mes de la estación. El comportamiento de los días es impredecible y así como algunos días amanece nublado y después sale el sol como si nada, los días comienzan a acortarse y a veces nos sorprende la noche sin que nos demos cuenta. Asimismo este refrán puede hacer alusión a aquellas personas que son tan inestables que nunca sabemos cómo van a reaccionar cuando les digamos algo; por lo que lo mejor que podemos hacer es ignorarlas.

Otoño: navidades y buen tiempo

Y termino con algunos de los refranes relacionados con el otoño:

Esta frase hace referencia a que en verdad el invierno cruda llega en enero y que los fríos anteriores pueden parecer insignificantes a los que aguardan con el comienzo del año. Una de las interpretaciones que tiene puede ser que nunca te acomodes, que no creas que ya has sufrido suficiente, que la vida siempre puede sorprenderte y helarte cuando menos lo esperas. En definitiva, nos enseña a estar atentos para que la desgracia no nos sorprenda.

Este bello refrán nos anuncia una navidad con buen tiempo. Hay otra frase similar que dice:

En algunas regiones donde las lluvias no son abundantes, el anuncio de ellas es una bendición. Por otro lado, teniendo en cuenta que en otoño se espera que llueva, si así sucede es que estamos teniendo un buen año y que podemos esperar un sano equilibrio del ciclo de la vida.

Comentarios2

  • Ana Maria Germanas

    Muchisimas gracias, por este interesante aporte, realmente estos refranes no los conocia , y vale la pena hacerlo.
    Un muy afectuoso saludo.

  • Raquel Fraga

    ¡Qué bonito recordar todos estos refranes! Algunos nuevos para mí.
    Muchas gracias por tan grata lectura y un saludo



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.