Refranes sobre comunicación

En este ciclo inspirado en el refranero popular repasamos algunas de las frases más significativas de nuestra tradición, por temas y teniendo en cuenta su significado. Hemos pasado ya una lista de frases relacionadas con las frutas, los animales, los árboles, los oficios, la buena y la mala suerte y situaciones con referencias náuticas.


Si hay un tema que aparece constantemente en nuestro refranero popular es el uso que hacemos del lenguaje: el bueno con su silencio y el malo con sus excesos. Algunas de las frases que nos aconsejan sobre este tema son las que he escogido para el capítulo de hoy.

¡Te invito también a leer las entregas anteriores para conocer más en profundidad la tradición de nuestros refranes, porque nunca está demás aprender de nuestros mayores!
 
 

Aprender a medir las palabras

Muchas de las recomendaciones de nuestro refranero popular están dirigidas a nuestros excesos o fracasos en la comunicación. Nos animan a prestar atención a los detalles para evitar cometer errores que puedan pesarnos en el futuro. Así, una de las frases relacionadas con el uso de las palabras dice:

Se nos recomienda, entonces, que pensemos antes de hablar; de este modo, podremos mantener una conversación certera y no hablaremos en vano.

Otra fase relacionada con el uso del lenguaje es:

Se usa para referirse a alguien que tiene una gran capacidad para escuchar a los demás y entenderlos. También puede usarse para no tener que dar detalles sobre una situación incómoda. El buen entendedor es aquel que puede intuir el sentido de las frases cortas y evasivas del hablante y, sin hacer demasiadas preguntas, captar la razón por la cual ha decidido hablarle sobre ello.

Hablar no lo es todo. Saber escuchar a los demás es la clave para vivir en armonía y, sobre todo, para establecer lazos duraderos. No obstante, a veces lo que los demás tienen para decir no es constructivo y puede ser incluso ofensivo; en este caso, contamos en el refranero con una frase contundente:

Con ella se nos anima a ser sabios de espíritu y a no entrar al trapo. Si los demás hablan para provocar en nosotros una determinada reacción, entonces lo mejor que podemos hacer es no darles el gusto; es decir, hacer como si no los hubiéramos oído.

Practicar, para comunicarnos mejor

Pero no somos perfectos. Eso ya lo sabemos. Y aprender a aceptar nuestros fallos es otra forma de vivir saludablemente con nosotros mismos y con los demás. Por eso, asumir que podemos equivocarnos y reconocer nuestros errores es tan importante. Y esto es lo que nos anima a hacer este refrán cortito pero tan hondo en sabiduría:

Por último, el lenguaje se aprende practicando. No nos sirve de nada saber mucha teoría si después no somos capaces de expresarnos de forma fluida con los demás. Que esto no sólo significa saber usar bien las construcciones gramaticales sino aprender a leer los movimientos y las intenciones del otro para poder comunicarnos de la forma en la que podamos llegar a él. No tenemos que olvidar, entonces que

Y este consejo es extensible a cualquier oficio, a cualquier arte, a cualquier trabajo. Cuanto más entrenemos, mejor preparados estaremos para desempeñar mejor nuestra labor. En el trabajo, y también en la vida.

Nuestro refranero popular es un gran libro lleno de aciertos. Tiene mucho de machismo y en cierta medida ofrece algunas frases que son un tanto anacrónicas. Pero si sabemos distinguir el grano de la paja, seremos capaces de utilizarlo de una forma certera, aprendiendo a recoger de la sabiduría popular aquellas premisas que pueden resultarnos útiles para la vida.

¡Quédate atento para una próxima entrega de este ciclo sobre nuestro refranero popular!

Comentarios1

  • Luis Alvarez

    Gracias Tes, por dar comienzo a un trabajo tan interesante. Hay quienes piensan que en los refranes está la verdadera alma del lenguaje. Buen trabajo.

    • Tes Nehuén

      ¡Gracias a ti por leerme, Luis! Y sí, estoy de acuerdo. Estamos hechos de refranes. :) Un abrazo grande.



    Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.