Refranes de la alegría

En nuestro ciclo dedicado al refranero popular vamos recogiendo algunas frases relacionadas entre sí que nos enseñan algo en torno a una temática. En las entregas anteriores hemos repasado refranes sobre frutas, animales, árboles, oficios, la buena y la mala suerte y situaciones con referencias náuticas.


 
 
 
Sin la alegría no seríamos nada. Pocas cosas nos permiten sobrellevar esta experiencia de estar vivos como lo hace la energía positiva y la risa. Dedico hoy el capítulo del refranero popular a la alegría, y recojo algunos refranes que nos permiten entender su importancia en la vida.
 
 
 

La alegría, cuando nos abandona

Muchos de los refranes de nuestro refranero nos advierten en torno a la importancia de la alegría; muchos de ellos, de hecho nos invitan a estar atentos y aplicados en no perderla. Teniendo en cuenta que en la vida las cosas suelen ponerse feas tarde o temprano, es conveniente apreciarla cuando la tenemos, y disfrutarla. Porque…

Y es que la alegría no llega para quedarse mucho tiempo. Lo que dura un día es el tiempo que permanece con nosotros ese chispazo; por eso debemos saber apreciarlo y disfrutarlo mientras lo tenemos. Y sino, centrémonos en la verdad que esconde esta frase:

Teniendo en cuenta esto, es importante recordar que cuando la alegría se va, todo se cubre de sombras y las cosas de las que más disfrutamos suelen tornarse apagadas. Pero dejemos al refranero que lo diga, con su elocuencia y su precisión.

Muchas veces la alegría se encuentra vinculada a las buenas épocas. Es difícil estar alegres cuando las cosas no salen como queremos, mucho más si sentimos que nunca podremos sentirnos del todo bien. Y en el refranero algunas de las sentencias vinculadas a este estado de ánimo se relacionan con el buen comer. Así tenemos estas dos frases opuestas.

La alegría, vendrá cuando menos la esperes

Muchas veces creemos que toda nuestra vida está patas arriba y que nunca conseguiremos remontar; para esas situaciones, el refranero también tiene respuestas. La alegría no es un bien constante, pero vendrá. Lo importante es tener paciencia, porque en el momento menos pensado sucederá algo que nos devolverá la risa. Al igual que no buscamos los momentos de tristeza, y no dudan en acercarse a nuestro cuerpo; lo mismo ocurre con los momentos felices. Y así nos lo advierte este refrán:

Para estar contentos, nada mejor que la buena compañía. Porque en la vida las cosas se disfrutan más si podemos compartirlas. De hecho, de nada vale la fortuna y el bienestar si no tenemos a alguien a quien querer. Así nos lo hace ver la siguiente frase del refranero popular:

Pero debemos tener en cuenta que si queremos disfrutar y compartir la vida, algo tenemos que dar a cambio. Así, en refranero se encuentra repleto de frases en las que se nos invita a vivir pensando no sólo en nuestras necesidades sino también en las de los que viven a nuestro lado. Cuanto más ahínco pongamos en sembrar y plantar alegría, por tanto, más cosecharemos, más alegría iluminará nuestra vida. Como podemos leer en la siguiente sentencia:

Que dura poco, que no hay una forma segura de atraerla a nuestra vida y que es relevada por la tristeza. Estas son las verdades que el refranero popular tiene para decirnos en torno a la alegría. Por tanto, en lugar de preocuparnos tanto por no tenerla, y por temor a perderla, lo mejor que podemos hacer es apreciar los buenos momentos, disfrutar mientras la chispa esta encendida, y atravesar las penas con valor. Después de todo, también tenemos frases que nos invitan a burlarnos irónicamente a la vida, porque no todo va a hacer poner el hombro. Si no quiere venir, y si sabemos que durará tan poco, entonces ¿por qué le permitimos ocupar un lugar preponderante en nuestra vida. Mejor, intentemos aferrarnos a esta frase y a vivir más despreocupados lo que toque vivir.

Comentarios1

  • Yolanda Barry

    Excelente artículo en lo personal me encantan los refranes



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.