Hace algunos años, el escritor Paulo Coelho decidió sorprender a sus seguidores con un libro que se diferencia del resto de los títulos que forman parte de su producción literaria por contener una selección de artículos periodísticos y no una historia repleta de enseñanzas.

En “Maktub”, el autor ofrece una recopilación de notas suyas que aparecieron en el periódico brasileño “Folha de Sao Paulo” (medio en el cual se permitió criticar al cantante Roberto Carlos por paralizar vía judicial la comercialización de una biografía no autorizada creada en torno a su figura) entre 1993 y 1994. Esta colección, lejos de ser un compilado de consejos, pretende ser un interesante punto de partida para la reflexión y el encuentro espiritual con uno mismo.

Según se cuenta, el título de este libro, en árabe, significa “estaba escrito”. De ahí que Coelho decidiera bautizar como “Maktub” a este conjunto de historias breves que intenta demostrar la importancia del destino, esa guía invisible que fija nuestro camino e influye sobre nuestra realidad, nuestro espíritu y nuestro desenlace.

Para elaborar este trabajo compuesto por relatos sencillos pero dotados de una gran profundidad y una asombrosa sabiduría, el también creador de obras como “El alquimista” y “El peregrino de Compostela” encontró inspiración en la serie de enseñanzas obtenidas a lo largo de once años de aprendizaje, pero también en aquellas anécdotas de amigos y desconocidos que dejaron, a modo de huella, un mensaje difícil de olvidar.

Esta propuesta para leer con calma y voluntad de análisis, asegura el autor, ofrece textos construidos a partir de experiencias “que pertenecen a la herencia espiritual de la raza humana”.

Como toda iniciativa literaria de Coelho, “Maktub” es una obra que consigue generar reacciones positivas en todo lector que llega hasta ella seducido por el estilo narrativo de este talentoso brasileño de fama mundial.