En 1954, el escritor mexicano Carlos Fuentes amplió su destacada producción literaria por medio de la publicación de “Los días enmascarados”, un libro donde han sido reunidos seis relatos.

Los días enmascaradosEsta colección que no debería dejar de ser leída por aquellos que tienen a Fuentes como uno de sus autores favoritos incluye los siguientes títulos: “Chac Mool” (historia inspirada en el pasado indígena), “En defensa de la Trigolibia” (mordaz sátira de la Guerra Fría), “Tlactocatzine, del jardín de Flandes” (texto que refiere a ciertos fantasmas de la historia mexicana), “La letanía de la orquídea” (propuesta algo delirante con perfil tropical), “Por boca de los dioses” (opción interesante donde hay expacio para el surrealismo) y “El que inventó la pólvora” (cuento elaborado con elementos propios del género de la ciencia ficción donde el autor incluye una fuerte crítica hacia el consumismo).

Al leer cada una de estas creaciones, no es difícil advertir que, a la hora de escribir, el también impulsor de obras como “La muerte de Artemio Cruz”, “Cantar de ciegos”, “La frontera de cristal” y “La región más transparente”, entre otras, encuentra inspiración en cuestiones vinculadas al pasado, las tradiciones y la realidad de su país, así como también se anima a incluir en sus trabajos temáticas de interés universal.

Por el modo de narrar de Fuentes, no hace falta ser mexicano para entender o sentirse atraído por alguno de sus textos. Si las propuestas de este escritor son de su agrado o la literatura mexicana genera en ustedes un profundo interés, no dejen de tener en cuenta este material para una próxima lectura. A través de los cuentos que forman parte de “Los días enmascarados” no sólo podrán entretenerse, sino que también tendrán la posibilidad de aprender un poco sobre asuntos históricos y apreciar la calidad de los escritos de Carlos Fuentes.