Poetas del Siglo de Oro Español que cayeron en el olvido

El Siglo de Oro Español es la época a la que se asocia el gran apogeo de la cultura española, el período que abarca desde el Renacimiento hasta el Barroco (entre los Siglos XVI y XVII).

De este período hay muchos autores, algunos de ellos reconocidos mundialmente y alabados por el enorme aporte que han hecho a la literatura universal. Los primeros nombres que aparecen al hablar de este período son Calderón de la Barca, Lope de Vega, Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León… Sin embargo existieron otros autores, poetas y dramaturgos que han dejado su huella en esta época y que han caído tristemente en el olvido, en este artículo intentaré recuperar la memoria de algunos de ellos.
Entre algunos de estos poetas olvidados se encuentran: Francisco de Terrazas, Gregorio Silvestre, Cristóbal de Castillejo, Luis de Ullua Pereira y Juan del Encina, de los que hablaré a continuación, citando fragmentos de sus obras.

Los poetas de este período se dividen en dos grandes grupos, los tradicionalistas que, fieles a la cultura de su país continuaron utilizando la rima octosilábica y los italianizados, que incorporaron a la poesia hispana le rima heptosilábica sacada de la lírica de Italia. Entre ambos grupos se criticaban, los unos decían de los otros que pudrían la poesía con tanto modernismo y los otros tildaban a los primeros de no saber apreciar lo que ciertos cambios podían prodigarle. Hoy en día, mirando aquella época desde nuestro tiempo, podemos asegurar que la poesía del Siglo de Oro Español no habría sido lo mismo de faltar uno de estos dos grupos ya que ambos han enriquecido profundamente la cultura de España.

Francisco de Terrazas vivió entre los años 1525 y 1600. Su estilo poético resalta en parte de los dos de su época, perteneció al grupo de los italianizados pero presentando un estilo completamente original, dándole a sus versos un color brillante y una fuerza expresiva presente en otros de sus contemporáneos.

Al leer los versos de Terrazas es imposible confundirlos con los de otro autor, hay ciertos símbolos que permiten descubrir a este fantástico poeta en cada una de sus rimas. De hecho es uno de los primeros poetas en acercarse sin tapujos al sexo femenino y hablar de él desde un punto de vista erótico y con una delicadeza increíbles: “¡Ay puerta de la gloria de Cupido / y guarda de la flor más estimada / de cuantas en el mundo son ni han sido!“.

Luis de Ullua Pereira, fue un escritor español que nació en 1584 en Zamora y que estuvo altamente comprometido con la educación de su país. Firmaba sus poemas bajo el nombre de Lisardo y no tenía un buen trato con su contemporáneo Lope de Vega, en cambio una gran amistad lo unió a Gabriel del Corral y Felipe Godínez.

Dentro de sus obras se conoce especialmente sus “Memorias familiares“, un conjunto de crónicas literarias en forma de prosa donde plasmó los sucesos que le acontecieron a uno de sus hermanos, en medio de un mundo lleno de fervor poético y figuras importantes de la época.
Ullua Pereira se caracterizó por poseer un estilo agresivo y sumamente crítico, tétrico y bañado de las cuestiones éticas y morales de la época.

Juan del Encina, también conocido como Juan de Fermoselle y Juan del Enzina fue un poeta, músico y autor de obras teatrales del Prerrenacimiento perteneció junto a otros autores a la primera etapa de la época de la escuela polifónica castellana, una de las más importantes de España, y que mejor representa la evolución polifónica en este país, y es considerada uno de los padres del teatro español.

Estuvo al servicio de la Duquesa de Alba para quien escribió varias piezas dramáticas para ser representadas en su presencia. Cabe aclarar que escribía versos desde los 14 años de edad.

Sus églogas dramáticas estuvieron inspiradas en las de Virginio. Como músico y poeta es el creador de villancicos y composiciones de lírica cancioneril trovaderesca. Se lo recuerdo como un cultivador del villancico y del romance.

Poetas del Siglo de Oro Español que cayeron en el olvido

Cristóbal de Castillejo nació en 1490 y fue un poeta español del Siglo de Oro, un representante imprescindible en la primera parte del Renacimiento español, sin embargo cayó en el olvido debido a que se dedicó a malgastar su juventud en amoríos y se despreocupó de su arte. Económicamente se vio arrastrado a la miseria, lejos de su tierra natal y obligado a fallecer en tierra extranjera. Cansado de los desengaños de la vida se retiró a un convento vienés donde murió. Está enterrado en Wiener Neustadt, cerca de la ciudad.

Sus obras se caracterizan por poseer una claridad impropia de la época, cultivó mayoritariamente el diálogo, sus rimas son octosilábicas o en algunos casos dodecasilábicas y despreció a los poetas que cayeron en la italianización de la poesía, en la rima heptasilábica.

Gregorio Silvestre nació en Lisboa en 1520 y vivió gran parte de su vida en Granada fue músico y poeta y pese a que en sus primeros años afirmó que mantendría un estilo firme defendiendo la vieja tradición lírica castellana y publicó una composición titulada “Unas coplas muy cansadas” donde presentó de un modo muy irónico su postura oponente frente a la nueva métrica, luego comenzó a cultivar la métrica heptasilábica y creó poemas inolvidables.

Todos estos poetas han marcado un antes y un después en la literatura no sólo de España sino de todo el mundo y cada vez son menos estudiados, menos recordados. En este artículo intento rescatar su esencia la que les permitió escribir cuanto escribieron.