Breve recorrido por el estilo poético de Blas de Otero

Seguramente cualquier buen amante de la poesía tiene aunque sea una mínima noción de quién fue Blas de Otero y qué cosas aportó a la poesía de habla hispana. En este artículo intentaré recorrer brevemente su lírica y analizar con ustedes algunas nociones que me parecen fundamentales de la misma.

Un poeta religioso

Blas de Otero nació en 1916 en Bilbao, fue un poeta español imprescindible en lo que se refiere a poesía social. Se lo recuerda por poseer un estilo equilibrado que denota la constante búsqueda de su universo íntimo; sin embargo, antes de llegar a esa lírica característica fue necesario pasar por otras etapas, sin las cuales la poesía de Otero no habría sido lo que fue.

Seguramente una de las cuestiones que me resultan más llamativas de Otero es la variedad de estructuras dispersas a lo largo de toda su obra. Mientras que en sus comienzos podemos acercarnos a un poeta religioso, convencido de su fe, para quien su creencia parecía ser lo único absoluto y con un estilo estrictamente ligado a la poesía de autores del Siglo de Oro; en las etapas siguientes, cada vez más encontraremos a un poeta apasionado y sin más objetivo que escribir y ofrecer poesía, sin límites estilísticos o retóricos.

Ése comienzo de Otero, íntimamente relacionado con la vida religiosa y el cumplimiento de la moral, fue decisivo posiblemente para la creación de la que sería su obra más relevante, que vendría muchos años después. Y pese a que incluso el propio Otero renegara de ese comienzo y prefiera centrar los inicios de su poesía en sus primeros poemas existencialistas (“Ángel fieramente humano”), al intentar comprender esta etapa, llena de preguntas tenebrosas y de diálogos profundos con la muerte, indefectiblemente debemos acudir a ese comienzo místico. Porque sólo a través de la lectura a fondo de cada etapa podemos llegar a captar la esencia de este impresionante poeta.

Durante esta primera etapa, la estructura de su lírica se puede relacionar ampliamente con la de poetas petrarquistas, aunque la temática de sus poemas esté enfocada en el amor a dios más que en el amor entre mortales. Es decir, que si se analiza únicamente la estructura (versos endecasilábicos, numerosos sonetos, y ciertos elementos característicos, así como el uso de la hipérbole) no podemos dejar de pensar en autores como Juan Boscán o Lope de Vega.

Etapa existencialista

La etapa existencialista en Blas de Otero comienza con la publicación del poemario “Ángel fieramente humano”, en 1945. En este período el poeta se aleja del diálogo con dios y de los tópicos religiosos para encarar una poesía más cercana a la mortalidad y al amor entre las personas.

Cuando aparece la imagen de dios, lo hace desde un punto de vista instigador, en un diálogo apabullante entre el poeta y sus propias ideas; manifestando la crisis espiritual que posiblemente viviera el hombre, al comprender lo efímero de sus creencias, al perder su fe en todo aquello que antes le completaba.

Se trata éste de un período de búsqueda, cuando el poeta se encuentra solo y debe encontrar su lugar. En esa búsqueda clama por ese dios en el que creía y, al recibir por respuesta el silencio y el vacío, se llena de miedo (su respuesta es convencerse de que nada vale la pena y que la muerte lo envuelve todo con su manto desolador). Muchos especialistas aseguran que este período es una etapa de transición, ultra necesaria para lo que después vendría. Comparto dicha visión ya que para comprender a Otero es necesario unir los fragmentos de su poesía, analizando cada parte como imprescindible.

La poesía social de Blas de Otero

Los orígenes de la poesía se encuentran ligados a la política, al deseo de cambiar el mundo; la mayoría de los poetas llevamos dentro unos deseos profundos de transformar aquello que no nos gusta. En el caso de la poesía intimista, las cosas a cambiar pueden ser situaciones personales que es difícil aceptar o que hacen daño, se las desea transformar en algo positivo. En el caso de la poesía social, el deseo es cambiar una realidad que se considera injusta y por la que se cree que vale la pena luchar.

En Otero la poesía social surge posteriormente a la etapa existencialista, y sin lugar a dudas fue esta etapa la que lo convirtió en uno de los poetas más recordados de su generación.

En esta etapa, el poeta se reconcilia con el otro; después de su etapa de misticismo y de comunión profunda con dios pasa un tiempo de reclutamiento y soledad, para finalmente encontrarse seguro en el “nosotros” y escribir una poesía comunitaria, que le permitió acercarse a un estilo más puro.

Recursos presente en la obra de Otero

Es necesario también mencionar como una particularidad de la poesía de Otero, el impecable uso de ciertos recursos poéticos. Por falta de espacio tan sólo mencionaré algunos de ellos, pero los invito a leer la obra de Otero donde podrán encontrar muchos más.

El encabalgamiento es uno de esos recursos. El cual se caracteriza por la ruptura de frases para separarlas entre un verso y otro, consiguiendo que dichos versos sean completados en los que le siguen. Se crea de este modo un ritmo hilado que permite una lectura fluida y homogénea (siempre y cuando el recurso sea utilizado correctamente, claro). En la siguiente estrofa podemos ver encabalgamiento entre el primero y segundo verso y el tercero y el cuarto.

Otro recurso utilizado por Otero fue la antítesis, el cual es utilizado para contraponer dos conceptos o sintagmas que significan cosas opuestas y enfatizar en el sentido de la frase. Un ejemplo puede ser: “Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas”. Puede encontrarse la oposición en el hecho de que si alguien tiene sed la sal lejos de calmarla, la acrecentará. El poeta le pide a dios una respuesta y lo que recibe son mayores contradicciones y dudas, ahí reside el eje de esta antítesis.

Por último mencionaremos el uso de la hipérbaton, recurso poético que permite a un autor alterar deliberadamente el orden de las frases a fin de darles un sentido particular y expresar claramente ciertas emociones, sentimientos o pensamientos.

Gracias a la riqueza que impregna toda la obra de Blas de Otero, este poeta ha sido tomado como referencia y guía por poetas posteriores, sobre todo aquellos que cultivan la poesía social.

Sin lugar a dudas, sus constantes temores y contradicciones han sido fundamentales para que consiguiera escribir versos tan puros y profundos, fundamentales para enriquecer toda la poesía de habla hispana.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.