«Poemas de Ausencia y Lejanía», de Antonio Otero Seco (Libros de la Herida)

"Poemas de Ausencia y Lejanía", de Antonio Otero Seco (Libros de la Herida)

A lo largo de la historia de la literatura han existido numerosos nombres de escritores que han sido sepultados en el olvido. Por su género o sus ideas polícas. El caso de Antonio Otero Seco es uno de ellos. A través de la antología Poemas de Ausencia y Lejanía (Libros de la Herida) podemos reencontrarnos con su voz y conocer la fuerza intensa de su poética.

Quién fue Antonio Otero Seco

Vamos a comenzar por el principio. ¿Quién es Antonio Otero Seco, este olvidado poeta de la Generación de Posguerra? Como breve semblanza debemos decir, para ubicarnos temporalmente, que Antonio Otero Seco nació en Cabeza del Buey, Badajoz, en 1905, vivió en España hasta su exilio en 1947 y falleció en Rennes, en 1970.

Su vida estuvo marcada por sus ideas políticas. Durante el franquismo fue encarcelado y soportó las injusticias de las prisiones franquistas, cuyas características todos conocemos. Al ser liberado emprendió un camino de exilio que le llevaría junto a su familia a Francia, donde se quedó a vivir para siempre.

Su interés por el lenguaje lo llevó a unirse a la Agrupación de Periodistas Españoles en el Exilio. Allí conoció a Ángel Galazar y Jesús Izcaray. De esa época también es su relación con los hispanistas Jean Cassou y Jean Sarrailh.

Entre sus obras más destacadas encontramos Viaje al sur, Ausencia, La eterna enamorada y Obra periodística y literaria: antología.

"Poemas de Ausencia y Lejanía", de Antonio Otero Seco (Libros de la Herida)

Sobre la Poesía Completa de Otero Seco

Algunas obras tienen la lucidez de permitirnos entrar en la biografía de quien las ha compuesto. Al leer la Poesía Completa de Otero Seco podemos, de una manera, viajar de su mano a lo largo de las experiencias más sustanciales de su vida y apreciar el carácter histórico de todo lo que ha dejado escrito. Un viaje al pasado de la mano de un poeta abocado a un lirismo fiel a su apellido: estructuras decorosas en un lenguaje cercano.

Juan Manuel Bonet nos confiesa en el prólogo su primera toma de contacto con Otero Seco. Cuando éste se hallaba en el exilio publicaba notas y poemas en el diario Le Monde Les Livres, que a Juan le enviaba desde París su abuelo materno. El impacto de la voz del poeta republicano transformó su manera de leer y de acercarse a la poesía. Encontramos en estas primeras palabras una guía contundente para entender los desvíos y los aciertos de toda la obra poética de Otero Seco. La infancia rota, el exilio, la soledad del extranjero, la pérdida de patria y sentido, la hermana muerta, la madre y el padre a quienes ya no podrá estrechar nunca más entre sus brazos y la desesperación de un país que le ha dado la espalda.

Pese a las injusticias y vicisitudes que vivió a largo de su extensa vida, la mitad de ella como exiliado y extranjero en París, la poesía de Otero Seco es luminosa. Hay siempre un guiño de ternura o de ironía frente a las desgracias, hay una posibilidad siempre latente esperando en cada esquina.

Una de las cosas más interesantes de las antologías completas es la posibilidad de comprender la evolución estética de un autor. En este caso, dicha transformación se ve sumamente nítida. Mientras en los primeros poemas —Poemas de ausencia y lejanía–, escritos durante su primera juventud, encontramos ciertos usos rimbombantes y pueriles, en los libros posteriores, —Exilio y Lejanía— encontramos una maduración formal y de fondo que nos permite comprender el prolífico camino recorrido.

"Poemas de Ausencia y Lejanía", de Antonio Otero Seco (Libros de la Herida)

Esta antología incluye también las primeras versiones de algunos de los poemas más importantes de la carrera literaria de Otero Seco. Y este, querido lector, es uno de los grandes hallazgos de este tipo de composiciones: tener en nuestras manos las variaciones sobre un mismo poema nos puede permitir comprender de qué forma se acercó dicho artista a la escritura; teniendo en cuenta las modificaciones podemos comprender las obsesiones escondidas en el trabajo estético. Y, si eres un curioso lector, seguramente disfrutarás muchísimo de leer y releer las diversas versiones de un mismo poema.

Mariano Otero San José, hijo del poeta, nos invita a conocer más de cerca a su padre en un texto sobre lo que supuso para toda la familia el exilio y desde ese lugar la importancia de las voces de los españoles expatriados para que el mundo entero reconociera la gravedad del asunto político que atravesaba el país.

Gracias a la publicación de su Poesía Completa en Libros de la Herida tenemos la oportunidad de acercarnos al trabajo de Antonio Otero Seco y reconocer en ella las líneas marcadas de una de las generaciones más prolíficas en versos sociales de España. Asimismo, podemos comprender la hondura de su poética y el deseo de universalizar las experiencias para ofrecernos miradas luminosas sobre ellas. Hay también en este libro muchos poemas en forma de paisaje, que nos permiten intuir cómo influyeron determinadas ciudades en la escritura de Otero Seco. Que nadie se pierda esta maravillosa antología.

"Poemas de Ausencia y Lejanía", de Antonio Otero Seco (Libros de la Herida)
 
 
 
 
Poemas de Ausencia y Lejanía
Antonio Otero Seco
Editorial Libros de la Herida
978-84-1225-500-3
232 páginas
18,00 €
 
 



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.