La literatura de Perú ha sido enriquecida, a lo largo de los años, por el trabajo de numerosos autores, pero no son muchos los que han tenido el privilegio de quedar en la historia como exponentes destacados. Carlos Oquendo de Amat, quien nació en Puno el 17 de abril de 1905, es uno de los integrantes de este selecto grupo.

Carlos Oquendo de AmatAunque ya han pasado varias décadas desde su muerte, su recuerdo se mantiene intacto porque este hombre perteneciente a una familia adinerada del sureste de Perú logró consagrarse como uno de los poetas peruanos más sobresalientes de todos los tiempos.

Pese a haber sido criado en un ambiente altiplánico, Oquendo consiguió entrar en contacto con las vanguardias literarias de la época y, tras el fallecimiento de sus padres, decidió instalarse en Lima para establecer allí nuevos vínculos que le permitieran hacer más sencillo el camino que había elegido para ganarse la vida.

En la capital de su país pasó hambre y miseria, pero pudo cumplir su sueño de convertirse en escritor. Su colega Xavier Abril lo ayudó a relacionarse con el ambiente literario de la región y así llegó a conocer a Manuel Beingolea, quien no tardaría en convertirse en su amigo y benefactor.

“5 Metros de poemas” es el nombre elegido para dar a conocer el único trabajo que publicó en vida este poeta que, con sólo 21 años de edad, logró demostrar su talento para la creación de versos. Hoy en día, este material es señalado como la obra vanguardista más destacada del Perú.

Carlos Oquendo de Amat falleció en territorio español el 6 de marzo de 1936, dos años después de haber sido desterrado a Panamá. Producto de su trascendencia internacional y a modo de reconocimiento a su labor literaria, el Instituto Nacional de Cultura de Perú decidió declarar la casa natal de este poeta como Patrimonio Cultural de la Nación.