Un adverbio es la clase de palabra que modifica al verbo, a un adjetivo o a otro adverbio. Además de actuar como núcleo del sintagma adverbial, el adverbio puede ser complemento circunstancial del verbo; cuantificador, grado o complemento del adjetivo; o cuantificador de otro adverbio.

Adverbios de lugarLos adverbios añaden información circunstancial de modo, tiempo, duda, afirmación, negación o lugar. Así nos encontramos, por ejemplo, con los adverbios de frecuencia (que indican cada cuánto tiempo o con qué frecuencia sucede una acción) y los adverbios de tiempo (aportan información sobre una situación temporal), entre otros.

En este artículo, vamos a referirnos a los adverbios de lugar. Se trata de aquellos adverbios que brindan información sobre el lugar en el que comienza, se desarrolla o finaliza una determinada acción.

Algunos adverbios de lugar son “abajo”, “adelante”, “adonde”, “afuera”, “alrededor”, “ahí”, “aquí”, “allí”, “allá”, “arriba”, “cerca”, “delante”, “detrás”, “encima”, “fuera” y “lejos”, entre otros.

Cabe destacar que, desde un punto de vista gramatical, es incorrecto utilizar un pronombre posesivo tónico junto a un adverbio para señalar la situación de una persona. Por ejemplo: la expresión “La caja está justo delante tuyo” es incorrecta. En cambio, debería utilizarse la oración “La caja está justo delante de ti”.

De igual forma, es incorrecto decir “La niña está detrás mío”; la forma adecuada sería “La niña está detrás de mí”.

Ejemplos de uso de los adverbios de lugar:

“El regalo se encuentra escondido debajo de la cama”
“No te olvides de buscar alrededor de la casa”
“Nos iremos de vacaciones allí”
“Siempre duerme arriba de mí”
“Hace frío afuera”
“Tienes que fijarte más abajo”
“Creo que ya hemos estado aquí”
“Nunca estuve tan cerca de mi ídolo”
“¡Cuidado, está detrás de ti!
“Quiero que te lleves eso lejos de aquí”
“Debajo del puente, encontrarás un barco abandonado”