Hace algunos meses, el presidente venezolano Hugo Chávez aprovechó un encuentro con Barack Obama para regalarle a su colega estadounidense un libro que repasa de modo global la historia de América Latina y hace referencia al robo de recursos naturales que, durante varios siglos, sufrió el continente latinoamericano por parte de los imperios coloniales y los estados imperialistas.

Lejos de ser una obra del montón creada por un autor desconocido, el trabajo elegido por el líder bolivariano es “Las venas abiertas de América Latina”, un texto que el escritor uruguayo Eduardo Galeano publicó en 1971 y que, con el tiempo, no sólo se convirtió en un clásico de la literatura de perfil político que llegó a ser traducido a más de quince idiomas, sino que también se transformó en referente de la izquierda latinoamericana.

Por las características de su contenido, durante las dictaduras de Argentina, Uruguay y Chile, este extenso ensayo estuvo prohibido y su autor debió exiliarse, aunque ninguna censura pudo evitar que esta brillante obra que respalda los datos que ofrece con varias crónicas y narraciones escritas con maestría y un fuerte sentido crítico, trascendiera hasta límites insospechados y que, incluso, se mantuviera vigente a través del tiempo.

Tras conocerse el gesto de Hugo Chávez, informan desde Excelsior, este material elaborado por Galeano después de cuatro años de un largo proceso de investigación se transformó en una revelación del mundo editorial: pese a su antigüedad, después de haber sido valorado de forma pública por el mandatario venezolano, “Las venas abiertas de América Latina” se ubicó entre los quince libros más vendidos por la tienda de ventas online Amazon. Si bien fue significativa la repercusión que tuvo la versión en inglés (que llegó a ser la segunda propuesta literaria más comercializada), la edición en español fue la más sorprendente ya que pasó del puesto 47.468 al primero.