Los seguidores de Poemas del Alma ya han tenido oportunidad de conocer, a través de diversos artículos, quién fue y qué importancia tuvo para la literatura la figura de Homero, el poeta griego que quedó en la historia universal como el autor de “La Ilíada” y “La Odisea”.

Como ya hemos aportado información sobre el segundo de los textos citados, en esta ocasión queremos compartir con ustedes datos sobre la obra restante, cuyo contenido es digno de apreciar por constituír uno de los poemas más antiguos de la literatura occidental.

Con la guerra de Troya como fuente de inspiración, “La Ilíada” gira en torno a los sucesos que se desencadenaron durante el décimo y último año del conflicto bélico y que dio como resultado una época de pestes, debates, duelos y, como no podía ser de otra manera, de muertes.

El protagonista de este clásico es Aquiles, el hijo del rey Peleo y la nereida Tetis quien, hacia el final de la obra, logra hacer a un lado su cólera y se reconcilia con Príamo, el padre de su enemigo Héctor.

Aunque nadie, al menos hasta el momento, ha sido capaz de ubicar en tiempo el origen de este destacado trabajo que está compuesto por 24 cantos y más de 15 mil versos, numerosos especialistas han situado la creación de “La Ilíada” en la segunda mitad del siglo VIII a. C. Otros, en cambio, sostienen que el poema data del siglo VI a. C. y hasta hay quienes sostienen que el texto completo no fue gestado en un mismo momento, sino que se construyó por partes y en distintas épocas.

De todas formas, en casos como éste, no son las fechas ni los autores los que le otorgan importancia y valor a una obra, sino su contenido. Por esa razón, y gracias a las particularidades de esta trama, con el paso del tiempo “La Ilíada” no sólo ha conservado su vigencia a nivel mundial y se convirtió en un texto de lectura obligada en muchos ámbitos educativos, sino que también ha potenciado su carácter de clásico de la literatura universal.