Desde que descubrió sus aptitudes literarias, el escritor mexicano Octavio Paz hizo de la poesía un estilo de vida. Aunque realizó algunas traducciones y publicó una gran cantidad de ensayos, fue el género poético el que le permitió destacarse a nivel internacional y ser reconocido como uno de los poetas hispanos más brillantes de todos los tiempos.

Libertad bajo palabraUno de los libros que atesora varios de sus textos poéticos es “Libertad bajo palabra”, un material que apareció en 1958. En esta propuesta lanzada más de veinte años después de “La rama” han sido agrupados muchos de los poemas que el ganador del Premio Nobel de Literatura escribió entre 1935 y 1957. Incluso “Piedra de sol”, un poema largo que había sido difundido meses antes del lanzamiento de “Libertad bajo palabra”, forma parte de este libro.

El mencionado trabajo está dividido en cinco secciones (“Bajo tu clara sombra”, “Calamidades y milagros”, “Semillas para un himno”, “¿Águila o sol?” y “La estación violenta”) y ofrece referencias sobre el amor, la muerte, la solidaridad y la soledad, entre otras cuestiones de trascendencia universal.

Leer este conjunto de versos es, por lo tanto, una actividad que no sólo permite descubrir el talento literario de Octavio Paz sino que también brinda la posibilidad de sorprenderse y reflexionar sobre el poder de la imaginación y la soledad. Sin nadie a su alrededor, el creador de esta obra fue capaz de, por ejemplo, inventar una noche estrellada, enfrentar el terror, dibujar señales de esperanza y hasta creerse acompañado por algún amigo.

Para mucha gente, la soledad no es el mejor de los estados, pero hay que reconocer que, si uno los sabe aprovechar, esos instantes en los cuales sólo nos acompaña nuestra conciencia son realmente valiosos. Alejado de sus pares, por ejemplo, Paz rompió el silencio con la palabra, un concepto que, a juzgar por sus criterios, es una libertad “que se inventa y me inventa cada día”.