Colombia tiene una rica tradición poética pero también un interesante presente. La revista digital de cultura Babab comenta algo que parece muy preciso: Colombia es el país del mundo donde más gusta escuchar poesía. Puede ser que no sea la nación donde más se lee o donde se venden más libros, pero los colombianos aman escuchar recitales poéticos.

Alvaro MutisTal vez por eso, el país alberga a dos de los principales eventos de la poesía en lengua hispana: el Festival Internacional de Poesía de Medellín (que el año pasado contó con la presencia de cerca de ochenta poetas de todo el mundo) y el Festival Hispanoamericano de Poesía de Bogotá. En cada edición de estos acontecimientos, centenares de escritores logran encontrarse con sus lectores.

La historia de la poesía colombiana, como en cualquier nación, ha estado marcada por diversos movimientos. En ese sentido podemos destacar al costumbrismo, con autores como Jorge Isaacs y Rafael Pombo que intentaron reflexionar sobre los rasgos generales de la cultura local.

Más adelante se desarrolló la corriente de los nuevos o los novísimos, que respondió con ironía a la tradición del romanticismo y del costumbrismo. Aquí se destacaron poetas como Porfirio Barba Jacob y Tomás Carrasquilla, entre otros.

Otros movimientos importantes en la historia poética de Colombia fueron Piedra y Cielo (Eduardo Carranza, Jorge Rojas), el nadaísmo (Gonzalo Arango) y la generación del llamado Boom de la Literatura Latinoamericana (con Álvaro Mutis como estandarte poético y el Nobel Gabriel García Márquez como referente en cuanto a la literatura en general).

Por último, cabe destacar que el Ministerio de Cultura de Colombia otorgó el Premio Nacional de Poesía 2007 a Fernando Herrera Gómez, gracias a su libre “Breviario de Santana”.

Estos son algunos poemas de grandes escritores colombianos:

“Decíamos ayer”, de Rafael Pombo

“El corazón rebosante”, de Porfirio Barba Jacob

“Galope súbito”, de Eduardo Carranza

“Revolución”, de Gonzalo Arango

“Sonata”, de Álvaro Mutis