Las historias de aventuras y fantasía fueron la especialidad de Robert Louis Balfour Stevenson, un escritor escocés nacido el 13 de noviembre de 1850 en Edimburgo. “El extraño caso de Dr. Jeckyll y Mr. Hyde” y “La isla del tesoro”, por ejemplo, son dos obras de su autoría que ya forman parte de lo más selecto del legado literario de la humanidad.

Robert Louis StevensonPese a su innegable talento para la escritura, resulta llamativo conocer que Robert fue totalmente analfabeto hasta los 8 años de edad. Es que, a causa de la debilitada salud de su madre, no cursó ningún tipo de estudio durante su niñez.

Una vez comenzado su camino en la instrucción, no se detendría hasta ingresar a la Universidad de Edimburgo, para estudiar Ingeniería Náutica, una carrera que eligió ante la presión de su padre (ingeniero). Sin embargo, Stevenson abandonaría dichos estudios para cursar leyes y, en 1875, comenzó a ejercer la abogacía.

Con la aparición de los primeros síntomas de tuberculosis en su organismo, Robert iniciaría un extenso recorrido por todo el mundo. A los 26 años de edad, cuando se encontraba en Francia, conoció a la norteamericana Fanny Osbourne, una mujer divorciada y quien tenía una hija. Pronto iniciaron una relación, que continuó en California donde Fanny viajó para tramitar su divorcio. En 1880, Robert y Fanny contrajeron matrimonio.

Pese a publicar su primer libro en 1878, la carrera literaria de Stevenson tomó mayor impulso a partir de su casamiento. El escritor comenzó a desarrollar historias de viajes y aventuras, aunque también abarcó el género del ensayo y la poesía.

Con el correr del tiempo, la salud de Stevenson empeoró y el matrimonio pasó sucesivamente por Edimburgo, Davos, el balneario de Bournemouth y Nueva York. Allí el escritor entabló una amistad con Mark Twain. Luego de una breve estadía en San Francisco, Stevenson y su mujer viajaron hacia las islas del Pacífico Sur, donde finalmente se establecieron. El autor fue bautizado por los aborígenes locales como Tusitala (“el que cuenta historias”).

Las mencionadas “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde” y “La isla del tesoro”, junto a “Las aventuras de David Balfour y Weirde”, “Cuentos de los mares del sur”, “El Conde de Ballantrae”, “La caja equivocada”, “La flecha negra” y “El diablo de la botella” son algunas de sus obras más populares.

Un año antes de morir, Stevenson escribió: “Durante catorce años no he conocido un solo día efectivo de salud. He escrito con hemorragias, he escrito enfermo, entre estertores de tos, he escrito con la cabeza dando tumbos”. Finalmente falleció el 3 de diciembre de 1894, víctima de un ataque cerebral. Su cuerpo fue enterrado en el monte Vaea, en Samoa.