No existe persona en el mundo capaz de decir que no ha oído hablar de William Shakespeare, el dramaturgo, poeta y actor que está considerado como uno de los escritores más importantes de la lengua inglesa, y más célebres de la literatura universal. Su gran cantidad de obras fue traducida a más de setenta idiomas y, aún en la actualidad, sus creaciones dramáticas continúan representándose.

William ShakespearePese a la importancia de esta personalidad para la literatura mundial, pocos son los datos que han trascendido sobre él. En este sentido, por ejemplo, Poemas del Alma publicó un artículo donde se plantearon una serie de dudas acerca de su identidad. Sólo se sabe que nació en abril de 1564 en Stratford-upon-Avon y que murió el 23 de abril de 1616 a poco de cumplir sus 52 años de edad. Sin embargo, un grupo de 300 actores británicos ha sembrado dudas incluso acerca de la existencia de Shakespeare, ya que para ellos no fue más que un seudónimo utilizado por otro escritor.

Poco importa quién ha estado detrás de este nombre que se ha convertido en todo un mito. William Shakespeare es quien aparece como el genial creador de tragedias como “Romeo y Julieta”, “Hamlet”, “Otelo”, “El rey Lear” y “Macbeth”; y de comedias como “El sueño de una noche de verano”, “Mucho ruido y pocas nueces”, “La fierecilla domada” y “El mercader de Venecia”, entre otras. Además, Shakespeare se dedicó a la poesía, siendo el poema erótico “Venus y Adonis” uno de sus primeros éxitos en los ambientes literarios londinenses. Luego vendrían “La violación de Lucrecia” y “Sonetos”, que lo situaron entre los autores más respetados de la poesía anglosajona.

Se supone también que, en 1582, Shakespeare se casó con Anne Hathaway, con quien tuvo dos hijos. El fin de su carrera literaria llegaría hacia 1613, cuando regresó desde Londres a su ciudad natal y compró una casa conocida como “New Place”. Pasó sus últimos años dedicándose a invertir en bienes inmuebles.

Hasta el día de hoy, nadie puede saber a ciencia cierta quién fue William Shakespeare. Tal vez un alias, una identidad oculta o, simplemente, un genio digno de admiración del que poco se conoce. Lo cierto es que, con sus grandiosas obras, este misterioso autor ha logrado que, siglos después de su muerte, su legado literario continúe en vigencia.