El escritor ecuatoriano Jorge Icaza Coronel, uno de los representantes más destacados de la novela indigenista, nació en Quito el 10 de junio de 1906.

Durante su infancia y adolescencia, este hombre que quedó huérfano de padre cuando sólo tenía tres años de edad, asistió a la escuela de las Señoritas Toledo, al Colegio San Gabriel y al Instituto Mejía. Tiempo después, ingresaría a la Universidad Central del Ecuador con el propósito de estudiar Medicina, una carrera que abandonó, por falta de recursos económicos, tras el fallecimiento de su madre y su padrastro.

En 1935, este ecuatoriano que quisó ganarse la vida como dueño de una librería y probó suerte como actor de teatro y dramaturgo (faceta que descubrió en 1928 al estrenar “El intruso”, una comedia en tres actos), fue galardonado en su país con el Premio Nacional de Literatura gracias a la novela titulada “En las calles”. Un año más tarde, Icaza contraería matrimonio con la actriz Marina Moncayo, a quien conoció al dedicarse a la actuación.

A lo largo de su vida, el también creador de obras como “Barro de la Sierra” (su primera serie de cuentos), “Huasipungo” (exitoso relato enmarcado en el realismo social que fue traducido a una gran cantidad de idiomas y le permitió a Icaza ser conocido a nivel internacional), “El chulla Romero y Flores”, “Seis veces la muerte” y “Atrapados”, por citar sólo algunos de los títulos que componen su producción literaria, formó parte del grupo fundador de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, se desempeñó como agregado cultural en Buenos Aires y dirigió, en su país, la Biblioteca Nacional de Quito.

La muerte de Jorge Icaza se produjo el 26 de mayo de 1978 en el hospital del Seguro Social de Quito, sitio al que había sido ingresado a causa del cáncer que padecía.