Nació en Buenos Aires, el 2 de setiembre de 1805. Era hijo del vizcaíno, José Domingo Echeverría y de la porteña, María Espinosa.

Cursó sus estudios en la escuela de San Telmo, siendo un adolescente rebelde y bohemio, aunque aplicado al estudio. Fueron sus admirados maestros, Mariano guerra y Juan Manuel Fernández Agüero. En 1822 ingresa a la Universidad. Ya era huérfano de padre y en esos años fallece su madre, de cuya muerte se sentirá culpable, por su vida disipada.

En 1823 ingresa como empleado en el comercio de los Lezica.

El 17 de octubre de 1825, viaja a Francia, a bordo de “La Joven Matilde”, y tras un viaje accidentado, llega a El Havre. En “El ángel caído” deja testimonio de esa travesía, en un poema épico que muestra la influencia de Lord Byron y de José de Espronceda.

Entre 1826 y 1830 se radica en París, donde estudia diversas ciencias: política, filosofía, literatura y economía.

En 1830 regresa a Buenos Aires, publicando sus primeros versos en la “Gaceta Mercantil”. Hasta 1837 su estancia en su país natal se torna muy dificultosa por los problemas y enfrentamientos políticos de esa época.

En 1831, publica “La Profecía del Plata” en “El Diario de la Tarde”, y en 1832 aparece “Elvira”, que es el inicio del romanticismo en la poesía castellana y de la poesía romántica en el Plata. El romanticismo en la poesía del Plata comenzará con la publicación de “Los Consuelos” en 1834.

A causa de una dolencia cardíaca se traslada a Mercedes del Uruguay.

En 1834 surge “Los Consuelos”, expresión de poesía lírica.

En 1836, de regreso a Buenos aires, participa en el Salón Literario de Marcos Sastre, que será disuelto por Rosas.

En 1837, publica “Rimas”, que incluye “La Cautiva”, gran exponente del romanticismo.

En 1838, publica “El Matadero”, relato realista. Funda “La Joven Generación Argentina”, donde lee “Palabras simbólicas”, con las ideas de la nueva generación, contrarias al dictador, Juan Manuel de Rosas.

En 1840, tras fracasar los levantamientos del norte y del sur, busca protección en “Los Talas” y comienza a escribir el poema “La insurrección del Sud” y “El dogma socialista”.

Víctima de la persecución ideológica huye a Colonia del Sacramento, y en 1841 se dirige a Montevideo, donde escribe “A la juventud argentina”, poema revolucionario. Redacta, además, “Avellaneda”, “El ángel caído” y “La guitarra”.

En 1846, publica el “Manual de enseñanza moral para las escuelas primarias” y “El dogma socialista” precedido de “Ojeada retrospectiva”.

Fundó la “Asociación de Mayo”, reconstrucción de la “Joven Generación Argentina”.

Vivió en soledad y en la pobreza, falleciendo en Montevideo, el 19 de enero de 1851, víctima de una dolencia pulmonar.

Póstumamente, se editan sus obras completas, bajo la dirección de juan María Gutiérrez, entre 1870 y 1874.

Poemas de Esteban Echeverría en Poemas del Alma