Análisis del poema Constelación de Iván Díaz Sancho

Teresa Domingo CatalàCOMENTARIO GENERAL

Constelación es un poema que permite múltiples interpretaciones al lector.
Este puede leer un poema de amor, un poema sobre el vacío, un poema sobre lo sólido que se disuelve en el aire o quizá el aire que se disuelve en lo sólido.
Hay referencias a la realidad, a la invención de esa realidad – inventan. – y la contraposición entre esa realidad inventada y el vacío.
También juega con la aserción de que la realidad no existe ya que la nada es la que vence temáticamente y no sólo por los sustantivos: barro, polvo, humo, sombra y nada, sino también por los verbos: deslíen, deshace, desliga para terminar con reduciendo. Parece un poema dualista, o sea, un poema que habla sobre la tradicional lucha entre la luz y la sombra pero no lo es. La lucha no se produce entre la luz y la sombra sino entre los dos sujetos activos de este poema: Los amantes – representantes del mundo físico y del mundo ideal – y El vacío. Sobre este tema volveré luego.

Vamos a seguir el poema:

Los amantes inventan
nuevas constelaciones
estrellas milenarias
se deslíen en barro

El sujeto de estos versos es Los amantes. Estos amantes inventan. El hecho de inventar una realidad tiene connotaciones esquizoides. La realidad es la que es. No se puede inventar. Es un dato objetivo, un hecho. Así pues, como en todo acto creador, el poeta no nos va a hablar de esa realidad objetiva imposible de aprehender. Nos advierte desde el principio de algo básico del hecho artístico: va a inventar, va a recrear una realidad objetiva desde un punto de vista subjetivo, distanciado por la tercera persona del plural: no va a ser él quien invente, sino ellos.

nuevas constelaciones: Al ser los amantes los que inventan, voy a suponer que esas nuevas constelaciones es el amor que ambos se profesan. Los amantes inventan su amor como si nadie antes hubiera amado. Reseñar que así el amor es tratado como una especulación, como una racionalización, algo que la mente puede pensar y configurar, no como un sentimiento o una emoción, que la mente no puede pensar sino sentir.
estrellas milenarias. Comprendo este verso como una aposición: las nuevas constelaciones son estrellas milenarias: así eso que los amantes inventan ya es milenario, es algo viejo, una invención ya inventada anteriormente.
se deslíen en barro

Este es un verso muy importante: por primera vez aparecen un verbo y un sustantivo cruciales, que marcan temáticamente el poema:
•Esas nuevas constelaciones estrellas milenarias que los amantes inventan se separan, quedan desunidas, licuadas y no en agua, sino en barro. La cuestión que parece elevarse por el hecho de referirse al amor, a las estrellas, a lo casi eterno, a lo mental, termina deshecho en barro (así, como he comentado un poco anticipadamente, tenemos que el aire se disuelve en lo sólido). Es el primer resultado de esa guerra entre los amantes y el vacío (todavía no nombrado)

Buscan la octava nota …

Esos amantes, identificados con las estrellas, o sea, con el tiempo, la luz, lo elevado, lo bello, buscan después de terminar en barro, la octava nota, esa nota que sólo puede darse tras repetir las siete únicas notas de la escala musical. O sea, volvemos a la elevación, a buscar más allá de la realidad, a inventar como dijo muy bien el poeta en el primer verso

En el glissando/ de los cuerpos.

Curiosamente, ese platonismo, ese idealismo, pretende alcanzarse con un roce físico. El roce de los amantes, pues son ellos los que buscan lo que será

haz de luz que se deshace
en polvo

La luz sería así la octava nota que, coherentemente con el punto anterior, se deshace/ en polvo.

buscan el semitono
en el cerco de un abrazo
que se desliga en humo

Buscan, otra vez con la comparación musical, lo mismo que en la estrofa anterior, y otra vez aparece el contacto físico como la solución que vuelve a fracasar, pues esta vez esa búsqueda se convierte en humo. Es lo sólido que se disuelve en el aire.

Les rodea el vacío
el Universo en sombra
que aumenta las distancias de la luz
y los espacios
reduciendo los astros a la nada.

A esos amantes del primer verso, que no han vuelto a ser nombrados, les rodea el vacío – el otro sujeto activo del poema – nos dice el poeta con tono existencialista, tono que marca todo el poema – e insiste en la misma idea en el siguiente verso, aposición y refuerzo temático del primero. Ese vacío, que es el segundo agente del poema, junto con los amantes, aumenta las distancias de la luz, así pues, a pesar del tono del poema e incluso de su final, el poeta no pretende negar la luz, pues aunque sus distancias – y las de los espacios – se vean aumentadas por ese vacío y por esa sombra, existen a pesar de reduciendo los astros a la nada. Por esta razón no es un poema maniqueo, por lo menos en un sentido puro. Estos dos versos no niegan la conclusión del poeta pues él no ha pretendido negar la luz, sólo ha negado la pretensión de esos amantes de luchar contra el vacío mediante el pensamiento o el amor físico.

Sustantivación. Adjetivación.
El poema se titula Constelación. La palabra constelación es una referencia astronómica y astrológica. En cualquier caso, nos eleva, pues se refiere a cuerpos celestes que están muy por encima de nuestros ojos… pero no de nuestras mentes. Así, el título ya se refiere a un contexto intelectualizado, astronómico, elevado, celeste. Aunque pueda ser considerado poco serio, también es una referencia astrológica. La constelación es el lugar que se toma de referencia respecto de los astros cuando se hace un horóscopo. Si apunto esta idea que sé arriesgada es por la connotación del poema: por ese barro, ese polvo, ese humo, esa sombra y esa nada. Parece que esté prefijado, como un horóscopo categórico.

Volviendo a la primera línea, después de la palabra constelación tenemos otra: amantes: esta palabra nos remite al amor: no sabemos si es un amor idealizado o un amor material, más tarde el autor nos lo va a aclarar.

Nuevas constelaciones: así es la palabra amantes la que inventa esas constelaciones que son calificadas como nuevas. Sobre esto ya me he extendido y no voy a repetirme. Estrellas milenarias: la referencia al cielo, a lo etéreo vuelve a estar ahí en forma de aposición. Realmente, las constelaciones son estrellas milenarias. Aquí hay un concepto importante que he reservado para este apartado: el tiempo, la relatividad del tiempo. Esas estrellas milenarias que viven en el cielo formando constelaciones son muy viejas para nosotros. La relatividad de las ideas. Eso que pretenden inventar los amantes ya es viejo, siempre lo ha sido y siempre lo será, pues las estrellas – y las constelaciones de estrellas – existen desde mucho antes de la existencia humana.
La octava nota … de los cuerpos Respecto a la referencia musical y la referencia material, que se repite después en el semitono… en el cerco de un abrazo, no voy a volver a hablar sobre este tema, que encuentro de mucho interés.
Quizá volver a remarcar el destino de lo material, incluso de lo pensado por los amantes: ese pensamiento, ese amor físico, se ven impotentes ante el vacío.
La palabra luz se repite dos veces a lo largo del poema, la primera vez como haz de luz y la segunda como de la luz. La primera vez que aparece la luz es como algo indeterminado, referido a esa octava nota que ya he comentado. La segunda es la luz, no sólo es determinada sino que se refiere, metafóricamente, a aquello que pensamos como luminoso, es una representación. Pero el poema no opone la luz a la sombra, pues la existencia de la una no niega a la otra, tampoco se complementan, pues el vacío y la sombra del Universo aumentan las distancias de la luz/ y los espacios. Consecuentemente están en conflicto. Aquí me detengo en la palabra espacio, unida a la palabra luz. Tiene luz lo que tiene espacio, tiene espacio lo que está iluminado. Lo “otro” es lo que pertenece al vacío. Es una interesante referencia a aquello que tiene un lugar y a aquello que no lo tiene. Así la luz sería la suprema representación y la sombra lo que carece de ella, o más propiamente dicho, el vacío, es lo que carece de esa representación.

Sólo hay tres adjetivos a lo largo de todo el poema, dato que refuerza la primera impresión y lo ya desarrollado en esta crítica: Constelación es un poema de conceptos, una intelectualización del amor, una especulación sobre el destino del pensamiento humano, del amor humano. Así no hay desequilibrio en lo referente a lo elevado y lo etéreo y lo físico, pues forma parte del mismo mundo de lo humano, el pensamiento y la emoción, la inteligencia y la carne forman parte de un mismo mundo que se opone a ese vacío, a esa nada a la que se verán reducidos los astros y, por la connotación que de esos astros da el poeta, lo humano.

Los adjetivos utilizados lo son para remarcar los conceptos: nuevas opuesto a milenarias, oposición valiente ya que milenarias es un adjetivo arriesgado acompañando a estrellas, por la tradición existente. El otro adjetivo es muy importante: no es cualquier nota la que se busca, es la octava. Este adjetivo es imprescindible por lo anteriormente expuesto.

Orden y separación de las estrofas: El poema está dividido en dos estrofas desiguales. La primera abarca desde Los amantes inventan hasta en humo. Aquí podemos ver los esfuerzos de esos amantes para trascender, podemos suponer que la vida, el amor, el pensamiento, la carne.
La segunda estrofa es la parte final del poema, donde el sujeto contra el que luchan es nombrado: el vacío. Así los dos sujetos principales de este poema están divididos en sendas estrofas. La desigualdad versal es importante: los amantes batallan mucho para vencer, su pequeña guerra merece toda suerte de detalles, el poeta se extiende sobre sus tentativas; el vacío no puede verse desarrollado ya que está ahí, él no lucha, simplemente rodea. No es que rodear no sea un verbo activo, no es eso, simplemente sólo con rodear ya aumenta y reduce, verbos muy significativos. Esto me lleva al punto siguiente:

Verbos:
Así existen tres niveles “temáticos” dentro de los verbos utilizados por Iván que marcan estructuralmente el poema y que se corresponden con diferentes formas verbales.
inventan glissando
Los amantes buscan

El vacío rodea reduciendo
aumenta

estrellas milenarias se deslíen
haz de luz se deshace
en el cerco de un abrazo se desliga.

La contraposición de los sujetos la podemos ver también en los verbos utilizados por el poeta. Los amantes : inventan y buscan Es su manera de enfrentarse con el vacío que surgirá posteriormente. Inventar y buscar son verbos de acción, de acción mental. La acción física nos la traerá glissando, que como ya sabemos dota de agilidad al poema.
De la misma manera, a vacío le acompañan dos verbos: rodea, y aumenta, los dos verbos de acción también, acción pausada y calculada, por otra parte, hasta llegar a reduciendo que lleva el poema a su clímax en el último verso.
Los verbos en presente de indicativo conllevan acciones que son activadas por los dos gerundios que acompañan a los sujetos y que, a parte de conferir un ritmo más rápido al poema, en contraste con las aposiciones, cumplen otra misión a mis ojos más importante: denotan la actividad primordial de los dos sujetos.
Desleir, deshacer y desligar, que son los otros verbos del poema, tienen un paralelismo evidente en el prefijo des, que connota esa desaparición, valga la redundancia, a la que llega el poeta al final, fijada ya de antemano, conocida por el poeta, que nos remite a esa nada preparándonos ya con estos verbos a lo largo del poema, con lo que gana en coherencia interna.

Uso de las aposiciones:
El poeta utiliza las aposiciones para ralentizar el ritmo del poema. Estrellas milenarias nos remite a nuevas constelaciones, haz de luz nos lleva a la octava nota, el Universo en sombra nos hace retroceder hasta Les rodea el vacío. Que en un poema corto – de versos – el poeta haya elegido tres aposiciones para remarcar el significado – nos obliga a retroceder al verso anterior para comprender a qué se refiere. Esto hace que la gradación desde el barro hasta la nada no tenga un ritmo anormalmente rápido, sino sinuoso, lento, esforzado, en armonía con los esfuerzos de esos amantes para combatir el vacío.

Métrica
Constelación es un poema que se basa en el heptasílabo y el endecasílabo, con alguna excepción: (verso sexto, verso octavo, verso décimo, verso penúltimo) El cruce de heptasílabos y de endecasílabos nos conduce por un ritmo armonioso, ralentizado por las sangrías y la distribución de los versos. Sólo hay tres versos que desentonan un poco: haz de luz que se deshace, de los cuerpos y en el cerco de un abrazo pues son los únicos versos pares del poema.
Los primeros cuatro versos son todos heptasílabos y su ritmo acentual es desigual en las primeras sílabas
El verso siguiente es un endecasílabo. Después nos encontramos con un verso de cuatro sílabas: de los cuerpos. El séptimo verso es octosílabo, verso que enlaza con el siguiente fonéticamente y que tiene tres sílabas. Si uniéramos métricamente lo que fonéticamente se une, podríamos tener un endecasílabo y así estos versos no serían una excepción en este poema, salvo que si unimos el séptimo y el octavo verso, tenemos un verso de diez sílabas:
Haz de luz que se deshace
en polvo

Esas dos “e” se unirían formando una sinalefa. Aquí el problema es: si se consideran dos versos, tal y como están divididos en el texto, tenemos un verso de ocho sílabas y otro de tres. Si los unimos para tener un endecasílabo que cuadre con las distribuciones versales de sílabas, tendrá diez sílabas y habremos resuelto nada. Considerando las siguientes excepciones del poema (verso 10, verso 15) considero que el poeta no ha querido seguir un esquema paralelo de heptas y endecasílabos.
Podemos ver que, excepto en un verso – en el cerco de un abrazo – hay un acento fónico en todas las sextas sílabas, y este fenómeno nos habla de una intencionalidad armonizadora por parte del poeta.

Citando a Góngora.
No se puede obviar en un análisis de este poema el juego con el último verso del famoso soneto de Góngora Mientras por competir con tu cabello, que termina diciendo: en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada. La tierra es significativamente transformada en barro, “tierra” no hubiera variado el metro utilizado por el poeta ni su ritmo versal, sin embargo, la palabra utilizada es barro. ¿por qué?: La razón estriba, en mi opinión, en el verbo utilizado para acompañar a barro. La imagen cobra una mayor fuerza con la palabra barro – que guarda relación, por otra parte, con tierra. En polvo, nos dice posteriormente el poeta, cambiando el lugar de la gradación de Góngora, acertadamente a mi parecer, pues la gradación de Iván va de lo más sólido – el barro – hasta la nada – lo inexistente – El polvo es más sólido que el humo, palabra posteriormente utilizada, al humo todavía lo podemos ver, aunque sea un gas, es más sólido que la palabra sombra, a la que sólo podemos distinguir por la ausencia de su contraria, la luz, hasta llegar a la nada que ni siquiera podemos imaginar.
El poeta ha jugado con estos términos sin pretender, creo yo, configurar una totalidad formal con ellos, pues si bien a barro, polvo, humo y sombra – les acompañan verbos precedidos por que, el paralelismo no es completo: No a todos los verbos les precede el relativo que, no todos son verbos pronominales, no todos los verbos acompañan al sustantivo en el mismo verso – o en uno diferente – siendo el ejemplo más significativo el de:
el Universo en sombra
que aumenta

con separación espacial incluida. El hecho de que todos los sustantivos estén unidos con la preposición en excepto nada no me parece un desajuste importante El gerundio reduciendo – y su importancia dentro del contexto del poema – lo justifican. El hecho de este último verso, en realidad, justifica los hechos anteriormente expuestos, ya que no hay voluntad expresa del poeta de hacer una configuración especial formalmente hablando con los términos extraídos en el poema de Góngora.

Concluiré este comentario afirmando, como ya he comentado antes, que Constelación es un poema intelectualizado.
Es un poema rico temáticamente hablando que no se divide entre lo elevado y lo terrenal sino que los une y los opone al vacío, o, siguiendo la lógica del poema, quizá sea al revés, opone el vacío al pensamiento y a la emoción.
Es un poema equilibrado en cuanto a sus dos sujetos principales: Los amantes y El vacío, es un poema equilibrado en cuanto a los verbos utilizados y su distribución – uno de sus mayores logros – Métricamente es rítmico y armonioso aunque cuente con algunas excepciones.

Más información sobre Teresa Domingo Català

Comentarios5

  • Nelma de Oliveira Gomes

    Me gustó mucho el análisis del poema Constelación de Góngora, pero me encantaría el análisis de otros autores españoles, como Miguel de Cervantes y el Don Quijote. Soy estudiante de Letras Español, en la Universidade Federal de Goiás - Goiânia-Brasil.

  • Simon

    Necesito el análisis de uno de sus poemas que empieza con ¨La dulce boca que a gustar convida...¨

  • victor hernandez ramos

    esta muuy bonito pero no le entiendo

  • maria camila alvarez

    les pido el favor de que publiquen poemas con todas las figuras literarias

    gracias

  • Koimbie

    Miren necesito un Poema de Sor Juana Inés de la Cruz dividido en silabas!!!! por fa ayudenme!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.