«El pensamiento del poema», de Mario Montalbetti —Kriller 71 Ediciones—

Te invitamos a leer «El pensamiento del poema» de Mario Montalbetti (Kriller 71)

Qué es un poema. Cuándo sabemos si estamos ante un poema o si lo que tenemos delante es una cosa distinta. El poema piensa, dice Montalbetti y se aferrra a una premisa de Badiou para desentrañar los hilos de la creación poética y la identidad del poema. La lectura de «El pensamiento del poema» de Mario Montalbetti (Kriller 71 Ediciones) puede ser una maravillosa forma de pensar la creación poética pero también puede servirnos para reinterpretar nuestra manera de enfrentarnos a la lectura del género. Un libro asombroso que ningún amante de la poesía debería perderse.

El poema piensa que piensa

El lenguaje y su distancia entre el poema (lo que se dice) y el matema (la estructura simbólica que sostiene lo que se dice). Éste es el punto de partida de «El pensamiento del poema», un libro extraordinario que cuestiona nuestra forma de leer y de crear, nuestra forma de mirar la poesía, y que podríamos extrapolar a nuestra forma de observar e interpretar el mundo, con sus signos.

Montalbetti parte de una idea de Badiou, que asegura que el poema es una forma de pensamiento, y la va ramificando, llevando a su terreno, a su percepción poética, a su sensibilidad. De este modo, y sin salirse de la teoría, construye una nueva manera de entender el sentido del poema, llegando a su origen, y con él al semillero de todo el lenguaje.

No es un libro para cualquiera, eso también hay que decirlo. La búsqueda de una mirada teórica por momentos se impone a la tensión únicamente perceptiva y cierta argumentación requiere de una base y de una pasión por la forma y el significado bien consolidado. No obstante, lejos de ser esta una debilidad, creo que le otorgan más exquisitez; después de todo, quién que no desee formarse, que no desee llegar a una escala de comprensión compositiva superior, quién que no ame el lenguaje y toda esa incertidumbre que lo conforma habría de acercarse a la lectura de un libro así.

Foto: Libro Nocturnidad y Alevosía

Una variación para atrapar el sentido

Montalbetti dedica un capítulo entero a observar el origen y esencia del poema como una raíz más amplia, que abarca las expresiones prosaicas, donde la novela, el cuento y otras narraciones y mitos se encuentran incluidas. El poema como raíz, como madre del lenguaje confabulado para ser eternizado a través de la literatura. Me parece de una subversión, y a la vez de una valentía aguda realizar una afirmación así. La poesía ofrece formas a-semánticas, que atraviesan cualquier género, cualquier uso del lenguaje, dice Montalbetti. Ritmo y movimiento, presente en cualquier narración parten del poema. ¡Fascinante!

Por otro lado, indaga acerca de la verdad, que no es otra cosa que la identidad del poema. Que, dice, no está en lo que significa sino en aquello a lo que alude, que muchas veces ni siquiera podemos definirlo del todo. En este punto, Montalbetti se toma el trabajo de explicarnos que un buen poema no es aquel que en sí mismo no significa algo sino que no busca significar, pero que a la larga, de tanta insistencia, forma y movimiento termina aludiendo a determinadas cosas, es decir, adquiere significado. Es realmente exquisita la forma en la que se va desarrollando este libro, porque el tono y el discurso van caminando de la mano e iluminando el paisaje con certeras afirmaciones.

Y en este punto volvemos al origen. El poema como amonite que rebusca en el lenguaje, extrayendo de él lo mejor, y devolviéndole algo nuevo.

Poema, conocimiento y verdad

Y es indispensable volver a la segunda pregunta ¿cómo piensa el poema? Es decir, ya hemos dejado claro que piensa porque trabaja con un material y lo transforma en el camino. Ahora bien, ¿cómo tiene lugar ese pensamiento? ¿Puede permitirnos adherir algún tipo de conocimiento? Montalbetti se inclina a pensar que no existe una forma de conocimiento en la poesía y sin embargo hay un punto de contradicción en esta afirmación, ¿puede no existir conocimiento si existe maduración? ¿Puede algo transformar otra cosa sin brindar un aprendizaje? Todo lo que experimentamos de alguna forma nos cambia, por ende, todo lo que leemos, es decir: cualquier interacción con el mundo podría ser una forma de conocimiento.

Pero no me quiero ir de tema. Estamos ante una de las secciones más interesantes del libro, quizá porque en cierta medida resulta más filosófica y menos lógica. En esta parte del libro Montalbetti viaja de Platón y su disgusto por la poesía a la identidad subterfugia de todo poema, que no reside en las palabras sino en el pensamiento, que es la idea del poema, que es lo que no se pierde en una traducción, que podríamos decir, es la savia del poema. Es sumamente interesante esta forma de ir hasta el átomo poético para explicar cómo es posible tanta vida. Así como necesitamos ir al átomo para explicar la desbordante vida que nos rodea.

En la idea, en el pensamiento del poema, lo que reside es lo innombrable, aquello a lo que no llega el lenguaje, sino a través de los sentidos, a través de la alteración o de la transformación del propio mundo para ir un poco más allá, y encontrar un nuevo camino de pensamiento, de lucidez, de conexión con un todo distinto. ¡Qué maravilla pensar el sentido desde el no sentido o desde lo que no termina de ser racionalizado! La verdad como conciencia y no como razonamiento. En esto vida y poesía se acercan y leer este libro puede servirnos muchísimo para enfrentarnos a una nueva mirada sobre el mundo y las experiencias.

«El pensamiento del poema» es uno de los libros más luminosos que he leído
en este último tiempo. Que he tardado en reseñar porque es de esas obras que crees que nunca has rumiado lo suficiente, que nunca estarás a la altura, que no podrás explicar porque son tan vastas que la única forma de tener una idea de ellas es leyendo la obra, dejándose impregnar por la voz de Montalbetti, por su capacidad divulgativa para llevarnos la palabra al aprendizaje. Y así es: ¡corre a leerlo!

Estamos ante un libro deslumbrante, indispensable para cualquier creador pero orientado precisamente a quienes desean tener un acercamiento técnico con la poesía. No obstante, también puede ser una hermosa lectura para aquellos que deseamos indagar en las diversas estructuras del pensamiento, en las muchas formas de afrontar el sentido de las cosas. El poema se acerca a la realidad y repite el modo que tenemos de conocer el mundo a través de una serie de estructuras que pueden ayudarnos a entender su pensamiento.

Hace unas semanas participé de un ciclo de autores en EntrevidasTv y me preguntaron cuál de mis últimas lecturas recomendaría. «El pensamiento del poema» fue ese libro, porque pienso que es un libro como un gran pensamiento, que nos permite entre otras cosas dilucidar la puntada del talento de uno de los más grandes poetas de nuestro tiempo. ¡No dejes de leerlo!

 
 
 
 
EL PENSAMIENTO DEL POEMA
Mario Montalbetti
Kriller 71 Ediciones
978-84-121380-1-6
134 páginas
14,00 €
 
 



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.