La escritura es un proceso de construcción lineal: es imposible escribir todo al mismo tiempo. Por eso, para señalar las pausas, separar las ideas y situarlas en orden, se utilizan los signos de puntuación.

Los signos de puntuaciónLa función de estos signos es hacer que los textos sean más fáciles de entender. Los signos de puntuación aportan una estructura que facilita la lectura y la comprensión del texto, al delimitar frases y párrafos, eliminar ambigüedades, resaltar las ideas principales y ordenar las secundarias.

Al realizar un uso correcto de los signos de puntuación, garantizamos la adecuada articulación de las unidades de significado que forman un sintagma. Por lo tanto, los signos exigen precisión, ya que, si se ubican en el lugar equivocado, pueden alterar el significado de la frase. Aunque las formas de puntuación varían de acuerdo al estilo, siempre hay que respetar ciertas reglas para evitar errores.

Entre los principales signos de puntuación se encuentran el punto (.), la coma (,), el punto y coma (;), los dos puntos (:), los puntos suspensivos (), el guión (-), el paréntesis (()), las comillas (“”), la interrogación (¿?) y la exclamación (¡!)

El punto es el signo que se coloca al final de los enunciados y de las oraciones gramaticales. Aparecen sin dejar espacio de separación con el carácter que precede, pero dejando un espacio con el carácter siguiente. Existe el punto y seguido, el punto y aparte y el punto final.

La coma, por su parte, marca una breve pausa dentro del enunciado. Se utiliza, por ejemplo, para separar los miembros de una enumeración, con la excepción de aquellos precedidos por alguna de las conjunciones.

El punto y coma se usa para unir dos oraciones relacionadas en una sola frase, lo que se conoce como yuxtaposición. Los dos puntos también separan dos partes de una oración, que suelen estar constituidas por proposiciones independientes.