Usos de los puntos suspensivos (II)

Segunda parte de artículo sobre usos de los puntos suspensivos.


 
 
Saber utilizar los signos de puntuación es algo sumamente importante si deseamos comunicarnos correctamente. Por eso, estar al día con las normas ortográficas puede sernos de gran ayuda.

Continuamos con esta serie de artículos sobre los signos de puntuación y sus usos correctos. Puedes encontrar en este mismo blog consejos sobre usos de la coma, el punto y coma. También, la primera parte de este extenso texto sobre los puntos suspensivos.
 
 

Más usos de los puntuación

Decíamos en el capítulo anterior que los puntos suspensivos los utilizamos para suspender el sentido de un enunciado, para interrumpir una frase o dejarla incompleta. Sin embargo, no es el único uso que tienen estos signos. A veces, los puntos suspensivos no vienen a interrumpir el discurso sino a brindarle un peso mayor a las palabras, tienen valor enfático. En esos casos, sirven para otorgar tiempo y determinación a la entonación.

En este tipo de usos también podemos hablar de su utilidad en las enumeraciones. Donde pueden expresar que la lista que se ha planteado no está cerrada: los puntos suspensivos nos dicen que puede continuar.

¿Y qué pasa con los puntos suspensivos y la expresión «etcétera»? Este es un buen caso a analizar. El sentido de los puntos suspensivos en una enumeración es idéntico a la expresión «etcétera», por lo tanto debemos decantarnos por uno u otro, pero no podemos utilizar los dos en la misma oración.

Aquí conviene hacer una aclaración, que puede resultarnos muy útil. En una enumeración cerrada que no se pone completa, se tiende a utilizar la abreviatura de etcétera (etc.). En las enumeraciones que se dejan abiertas e incompletas, sin que se dificulte la comprensión del texto, se suelen usar los puntos suspensivos.

Pero sigamos enumerando los usos de este signo. Puede ser sumamente útil si queremos repetir una cita que forma parte de un título largo. En este caso, después de haberla expresado una vez en el texto, para que el interlocutor pueda conocer la referencia, podemos acortarla, poniendo al final puntos suspensivos.

Este signo también sirve para expresar que una frase a la que se está aludiendo no se halla completa. Es importante señalar que, en estos casos, los puntos suspensivos se colocan entre paréntesis o corchetes.

Un ejemplo puede ser esta cita de un poema de Anne Sexton (tomada de la traducción de Patricia Rivas).

Combinar puntos suspensivos con otros signos

Cuando los signos suspensivos se combinan con otros signos. ¿Cómo lo hacemos?

Así como hemos visto que el punto, la coma y el punto y coma pueden convivir y combinarse con otros signos de puntuación, pero que hay normas al respecto, lo mismo ocurre con los puntos suspensivos. Vamos a especificar con qué signos y de qué forma pueden combinarse para evitar errores en su uso.

Los puntos suspensivos pueden combinarse con la coma, siempre y cuando ésta vaya después. Ampliamos un poco más esta idea. Ningún signo de puntuación puede escribirse antes de los tres puntos, pero sí puede usarse coma, punto y coma y dos puntos después de ellos.

Los puntos suspensivos también pueden combinarse con signos de exclamación e interrogación. En estos casos, debemos tener en cuenta una regla clara para escribir correctamente: deberán escribirse dentro de la frase, es decir, entre el signo de apertura y de cierre, si la frase está incompleta. Pero si el enunciado se cierra completo con una pregunta o una oración exclamativa, los puntos suspensivos irán después del signo de cierre, sin dejar espacio entre ambos signos.

Si los puntos suspensivos cierran el enunciado, no deberá escribirse otro punto.

Y hasta aquí esta última parte sobre el uso de los puntos suspensivos. ¿Te ha resultado útil? ¿Qué otra duda te ha surgido con la lectura?



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.