Si bien el Tercer Reich es parte del pasado, la figura de Adolf Hitler y todo lo que generó su accionar aún genera interés e impulsa debates e investigaciones pese a que mucho se ha hablado y escrito sobre el nazismo.

Adolf HitlerPor estos días, quien ha vuelto a hacer foco en dicho asunto es Christian Adam, un investigador que se encargó de averiguar cuáles eran los libros preferidos durante esa época.

Para llevar a cabo su propósito, el estadounidense analizó cerca de 350 títulos pertenecientes a distintos géneros que, durante el periodo comprendido entre 1933 y 1945, alcanzaron un tiraje superior a los 100 mil ejemplares.

El estudio, que quedó plasmado en “Leer bajo Hitler. Autores, best sellers, lectores en el Tercer Reich” (publicado por la editorial Galiano de Berlín), permitió determinar que, por ejemplo, el escritor preferido de Adolf Hitler era el alemán Karl May, el creador de “El testamento de Winnetou”.

Según sostuvo Adam después de haber recopilado información y examinado los datos, “el régimen contaba, al menos, con veinte puestos de censura, listas negras y recomendaciones”. En ese marco, había quienes consideraban que “la literatura de entretenimiento era un veneno”, mientras que otros sostenían que “las lecturas fáciles eran una buena válvula de escape en el contexto de la cada vez más segura derrota en la guerra”, tal como permite saber la agencia Telam.

Aunque hubo varios libros que pudieron ser leídos durante ese entonces, de acuerdo a las conclusiones difundidas por Christian Adam, las obras más exitosas fueron “Mi Lucha” (de Hitler), “El principito” (Antoine de Saint-Exupéry), “Lo que el viento se llevó” (Margaret Mitchell), “La madre alemana y su primer hijo” (Johanna Haarer), “Los inventores rompen el bloqueo”, “Robert Koch. Novela de una gran vida” y “El hombre y el sol. El espíritu olímpico ario”.