El 1 de noviembre de 1604 se estrenó en el palacio londinense de Whitehall una tragedia titulada “Otelo: el moro de Venecia” que fue creada por William Shakespeare, un dramaturgo de talento indiscutido y fama mundial.

Según se cree, el genial escritor inglés creó este material por el año 1603, después de haber elaborado el contenido de “Hamlet” pero antes de inventar a “Macbeth” y “Rey Lear”.

En esta obra compuesta por cinco actos divididos en varias escenas, Shakespeare, valiéndose de la historia del protagonista, desarrolla un tratado sobre los prejuicios que existen contra aquello que escapa a lo común y se presenta, de alguna u otra forma, como diferente.

En este caso, la trama gira en torno a Otelo, un príncipe negro respetado y querido por la sociedad de Venecia por sus méritos militares. Pero en la vida de este exitoso general no todo se limita a este tipo de logros sino que también hay espacio para las conquistas sentimentales.

Sin embargo, el hecho de haber triunfado en el romance gracias al amor correspondido de Desdémona, la hija de un notable, no terminará por hacer feliz a Otelo, sino que lo conducirá hacia un triste e injusto final.

Detrás de esta ruina, como se puede advertir a medida que avanza la historia, está Yago, un envidioso y maquiavélico alférez repleto de resentimiento que está decidido a arruinar la vida del príncipe.

Impulsado por el odio y los celos, Yago comienza a difundir una serie de calumnias centradas en el matrimonio interracial del protagonista y, tiempo después, consigue su destructor objetivo: convencer a Otelo de la supuesta infidelidad cometida por su esposa, enloquecerlo y despojarlo de toda seguridad y confianza en sí mismo.

Por la trascendencia que adquirió este trabajo a lo largo del tiempo, no es extraño que muchos seres humanos conozcan la historia sin haber leído jamás el libro. “Otelo” nació como obra de teatro y no sólo fue representada en numerosas oportunidades, sino que también fue adaptada varias veces a la pantalla grande y hasta inspiró la creación de algunas versiones musicales.