Hace algunos meses, tal como recordará más de un lector, Poemas del Alma recomendó la lectura de “La Fuerza de Sheccid”, una extraordinaria novela inspirada en la energía juvenil, la ética y los valores humanos que tiene como autor al mexicano Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

Los ojos de mi princesaSi ese antiguo artículo los animó a conocer el contenido de ese libro y la propuesta les resultó interesante, no duden en conseguir un ejemplar de “Los ojos de mi princesa”.

Esa obra surgió en 2004 (varios años después de la creación de “La Fuerza de Sheccid”) con la intención de completar y proporcionar una versión ampliada del argumento del citado material que llegó a seducir a millones de personas en todo el mundo.

Además de contar una original y conmovedora historia de amor, “Los ojos de mi princesa” es un trabajo que deja al descubierto los problemas que afectan a los jóvenes a la hora de enfrentarse con la realidad.

El protagonista de este relato es José Carlos, un estudiante que encuentra en la figura de Sheccid la fuerza para superar sus propias limitaciones y encontrar la madurez. Su fuente de inspiración y fortaleza es un personaje femenino repleto de misterios que esconde, detrás de su belleza, un terrible secreto.

Pese a la oscuridad que la rodea, el joven está obsesionado con su musa y no duda en animarse a todo con tal de descifrarla y lograr conquistar su corazón.

A medida que sus vivencias se multiplican, la intriga y el dramatismo van en aumento ya que, en torno a los protagonistas, se desarrollan acontecimientos que permiten conocer y entender el complejo mundo de los adolescentes, un universo donde el idealismo y el afán de perfección conviven con las preocupaciones, los sentimientos y las presiones interiores.

Si “La Fuerza de Sheccid” los asombró, no duden en confiar en esta propuesta porque, seguramente, “Los ojos de mi princesa” los cautivará aún más que la versión original.