Tal es la trascendencia mundial de Umberto Eco, que este escritor italiano ya ha motivado en varias ocasiones la creación de artículos inspirados en su figura.

En esta oportunidad, Poemas del Alma no ofrecerá información sobre lanzamientos de libros, premios obtenidos ni reflexiones por parte de este autor sino que los datos aportados estarán vinculados a las particularidades de “El nombre de la rosa”, su obra más destacada.

Este trabajo que surgió en 1980 y, seis años más tarde, fue adaptado a la pantalla grande, se caracteriza por ser una novela que, además de tener un perfil histórico y misterioso, posee algunos elementos propios de los géneros gótico y policial, los textos ideológicos en clave y la crónica medieval.

“El nombre de la rosa” está ambientada en el siglo XIV y cautiva al lector a través de las actividades detectivescas de Guillermo de Baskerville, un fraile franciscano que, junto a su discípulo, debe resolver el misterio generado a partir de la serie de crímenes que tuvo lugar en una abadía benedictina ubicada en los alpes italianos.

Aunque la historia es una sola, la trama planteada en este libro que se publicó en más de treinta países, se tradujo a numerosos idiomas, llegó a batir récords de ventas y obtuvo importantes reconocimientos, dio lugar a una gran cantidad de interpretaciones e inspiró centenares de artículos críticos, ensayos y monografías.

Aquellos lectores que hayan quedado impactados por esta obra que, según confesó su creador ante el diario “Clarín”, no fue escrita en computadora ni en máquina de escribir sino que surgió de versiones realizadas en lapicera y un sinfín de dibujos y diagramas, pueden encontrar en “Apostillas a El nombre de la rosa” un texto interesante que les permitirá conocer cómo y por qué Eco escribió este libro repleto de citas en latín.