Resumen de El Conde de Montecristo

La producción literaria del francés Alejandro Dumas (Padre), como sabrán todos aquellos que disfrutan tanto los libros como la información referida al mundo de las letras, incluye una gran cantidad de títulos pero, sin duda, los más sobresalientes son “Los tres mosqueteros” y “El Conde de Montecristo”.

Dado que el primero de los trabajos mencionados ya ha sido presentado en otra oportunidad, en esta ocasión analizaremos el contenido del relato de aventuras que el autor terminó de escribir en 1844.

“El Conde de Montecristo”, un clásico señalado por muchos como una de las mejores novelas de la historia, tiene como escenarios ciertos lugares de Francia, Italia y algunas islas del Mediterráneo. Su protagonista es Edmundo Dantés, un excéntrico y rico aristócrata que, durante el día en el que iba a casarse con su amada Mercedes, es llevado a prisión como consecuencia de una serie de acusaciones falsas que pesan sobre él.

Para completar la desgracia de este exitoso y joven marinero al que muchos envidiaban, la autoridad encargada de resolver la cuestión decide mantenerlo encerrado sin necesidad de llevar a cabo un juicio previo. Como consecuencia de ello, Dantés permanecerá catorce años en el castillo de If pero, pasado ese tiempo, logrará escapar gracias a las enseñanzas del sabio abad Faria, quien también le aporta los datos necesarios para que pudiera ir en busca de un tesoro escondido en la isla MonteCristo. A partir de entonces, el protagonista comenzará a vengarse por las injusticias que tuvo que soportar.

Lejos de perder su vigencia, como no podía ser de otra manera, con el tiempo este maravilloso material que, en un primer momento, se dio a conocer por entregas, se difundió por gran parte del mundo en diversos idiomas y motivo la creación de otras propuestas artísticas. Con el argumento de “El Conde de Montecristo”, hasta el momento, no sólo se han elaborado filmes y series televisivas, sino que hasta se ha presentado un anime.

Comentarios1

  • Melba


    Leí la obra a los once años de edad y me cautivó. La he releído al menos tres veces. Las versiones cinematográficas no recogen toda la emoción de la obra, no obstante, he visto unas dos versiones en repetidas veces.

    De niña, me encantó, entre otras cosas, el sentido de justicia que implicaba que Edmundo Dantés lograse escapar de su injusta prisión y concretase sus cuidadosos planes de venganza.

    De adulta, me percaté del poder de la política y cómo puede desgraciar la vida de inocentes.

    Ahora, a mis 58, pienso en la tristeza permanente de Edmundo Dantés: logró concretar su venganza pero ello no le reportaba felicidad.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.