Dos libros imprescindibles de Carmen Conde

Te recomendamos dos libros de Carmen Conde que podrían servirte para acercarte a la voz de una autora deslumbrante.

Esta semana se cumple el centésimo décimo segundo aniversario del nacimiento de Carmen Conde, que tuvo lugar en Cartagena el 15 de agosto de 1907. Pensando en la gran relevancia que su obra ha tenido para la literatura española he pensado en revisar tres de sus grandes libros, para que, si no los has leído les des una oportunidad. Carmen Conde es una autora ineludible de nuestro idioma y como mujer consiguió lo que ninguna había logrado hasta el momento y fue pionera en muchas cosas, como por ejemplo, fue la primera en ocupar un lugar en la Real Academia Española. Pero esas no son las únicas razones para leerla, sino que su obra es de una grandeza espeluznante. Van aquí algunas recomendaciones.

«Canciones de nana y desvelo»

Generalmente se señala de la poesía de Conde sus libros Brocal y Júbilos y se deja fuera este libro de poesía infantil, posiblemente por ese inmenso prejuicio que rodea al género; sin embargo, creo que es uno de los grandes trabajos de Conde porque consigue sin salirse de una reflexión y una indagación profunda trabajar con un lenguaje accesible, más cerca de la ternura y la ilusión infantil que de la melancolía que encontramos en el resto de su poesía. Por eso he elegido este libro para recomendar.

Canciones de nana y desvelo podría considerarse una antología de poesía infantil y juvenil; ya que Conde escogió algunos poemas que ya habían aparecido en otros de sus libros para formalizar un trabajo para nuevos lectores. No obstante, el resultado fue un libro redondo, con una estética definida y de alto disfrute, por lo que debería leerse como un poemario único.

Con este libro, Carmen Conde recibió el Premio Nacional de Literatura infantil y juvenil, en 1987. Y aunque ya sabemos que la condecoración no es algo que diga mucho de una obra o de su autor, en este caso es un libro que se merece nuestra atención.

En esta obra encontramos diversos tipos de composiciones, desde canciones y romances, hasta villancicos y algunas cancioncillas navideñas. Pero seguramente lo más destacable son las nanas, que hacen pie en la narrativa poética más antigua y que en la obra de Conde suponen creaciones absolutamente coloridas y hermosas.

«Mujer sin Edén»

Sin lugar a dudas este es el gran libro de Carmen Conde. Aquí fundamenta sus ideas feministas y su búsqueda humana de una forma contundente. Utiliza para ello la relación entre la realidad y el mundo onírico y lo hace a través de una simbología afincada en la naturaleza.

Una de las cosas fascinantes de este libro es su estructura. Conde lo divide en cinco cantos que haciendo pie en los grandes poemas de la épica griega constituyen una descripción de las numerosas batallas que las mujeres de aquella época debían enfrentar. La incomprensión y la violencia soterrada a la que eran expuestas son los dos elementos reincidentes que Conde sabe trabajar y plasmar de forma maravillosa.

Por un lado es un poemario intimista, con descripciones y situaciones propias de la vida privada, pero no sólo esas imágenes son extrapolables a la vida ciudadana y colectiva, sino que además, Conde dedica un gran espacio a explorar la vida en sociedad, la violencia doméstica y la violencia social consentida. Y lo hace en un libro que tiene una voz auténtica, una voz femenina peculiar y eterna.

Se nota asimismo un gran conocimiento de la biblia, en cuyos salmos y libros musicales hace pie para construir un poemario lleno de tradición y de revolución, donde el color del canto bíblico es uno de los tonos que se destacan.

¡Hay que leer a Carmen Conde porque es una autora ineludible no sólo de la tradición literaria de España sino también de la literatura feminista de nuestras generaciones! No te pierdas éstos y otros de sus libros.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.