Desde que el colombiano Gabriel García Márquez decidió combinar su creatividad con su talento literario y darlo a conocer, el mundo se benefició con una gran cantidad de obras dignas de apreciar.

Después de haber hecho referencia a “Cien años de soledad”, “El coronel no tiene quien le escriba” y “El amor en los tiempos del cólera”, llega el momento de recordar el contenido de uno de sus trabajos más destacados y populares: el de “Crónica de una muerte anunciada”.

Inspirado en un hecho real ocurrido en 1951, este relato publicado por primera vez en 1981 narra, bajo el formato de crónica periodística, los acontecimientos que dieron origen al crimen de Santiago Nasar, un joven que fue asesinado por venganza, para salvar el honor de una mujer llamada Ángela Vicario.

Aunque la estructura de este libro permite al lector saber desde un principio el final que tuvo la vida de Nasar, el texto está organizado de manera tal que se puedan conocer, paso a paso, las circunstancias en las que se produjo el asesinato.

En este contexto, puede decirse que esta historia de amor, traición, venganza y muerte incluye información sobre el casamiento entre la mencionada muchacha y Bayardo San Román, una pareja que se quiebra cuando el flamante esposo descubre que su compañera no es virgen. A partir de entonces, él, despechado, decide mandar a Ángela de regreso a la casa paterna y, al llegar, su madre la golpea.

Tiempo después de que la joven señalara como responsable de esa condición que la vuelve culpable a Santiago Nasar, los hermanos Pedro y Pablo Vicario, impulsados por la necesidad de defender el honor familiar, anuncian un plan para matarlo.

Tal como sucede con numerosas obras literarias creadas por diversos autores, “Crónica de una muerte anunciada” ha inspirado una película y una obra de teatro.