“Poemas manuscritos” y “Conversación con los difuntos”

La Habana fue el destino elegido para presentar los libros “Poemas manuscritos” y “Conversación con los difuntos” del poeta cubano Eliseo Diego. Eliseo Diego

El escenario fue el tradicional sábado del libro, del Palacio del Segundo Cabo, en La Habana, Cuba.

Dijeron presente, entre otros, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, Ricardo Alarcón, y los ganadores del premio nacional de literatura Fina: García Marruz, Cintio Vitier y Pablo Armando Fernández, ambos.

La hija del poeta ya fallecido, Josefina Diego, comentó que “Conversación con los difuntos” (Editorial cubana Arte y Literatura) es una obra que casi no se conoce en Cuba y explicó que se trata de una selección y traducción de poetas de habla inglesa, a los que Eliseo volvía una y otra vez y en algunos de los poemas llegó a trabajar hasta 10 años.

Daniel García, director de la editorial Letras Cubanas, informó que se hizo un trabajo muy serio con los originales para mantener todas las señalizaciones del autor y los colores de las tintas empleadas.

Asimismo, también anunció que próximamente su editorial publicará una reedición de la obra poética de esta figura imprescindible de la poesía y la literatura hispanoamericana.

Entre las obras poéticas más importantes de Eliseo Diego se destacan: En la Calzada de Jesús del Monte (1949), Por los extraños pueblos (1958), El oscuro esplendor (1966), Muestrario del mundo o Libro de las maravillas de Boloña (1967), Versiones (prosa poética, 1970), Los días de tu vida (1977), A través de mi espejo (1981), Inventario de asombros (1982), Veintiséis poemas recientes (1986), Soñar despierto (1988), Cuatro de Oros (1990), En otro reino frágil (1999), Aquí he vivido (2000) y Poemas al margen (2000).

[Leer poemas de Eliseo Diego en Poemas del Alma]

Comentarios2

  • Julian






    1. Jorge said,




      Abril 11, 2006
      @ 11:38 am



      conversaciones con los difuntos, que buen titulo!



      saludos







  • Raoul Shade

    Lástima que esos “poetas machos” revolucionarios nunca se solidarizaron con los más grandes poetas de la Isla: Virgilio Piñera y Lezama Lima, entre otros, cuando estos fueron vilipendiados por el régimen y Piñera, incluso, fue asesinado por la Seguridad del Estado.

    No olvidemos al gran Reinaldo Arenas, otra victima de los campos de concentración castristas, homosexual pero con más cojones que la mayoría de los “poetas” heterosexuales.
    Raoul Shade



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.