Si no han tenido oportunidad de apreciar la representación de “Los justos”, tal vez se sorprendan al conocer detalles sobre esa obra teatral elaborada por el francés Albert Camus.

Los justosEn esta propuesta dividida en cinco actos que se recreó por primera vez en diciembre de 1949, los diálogos entre los diversos personajes que forman parte de la historia presentan una gran belleza y reflejan un profundo perfil ideológico.

Inspirado en un episodio real de la Rusia zarista, este relato deja al descubierto los planes de un grupo de socialistas revolucionarios. La idea de estos hombres es atentar contra el tío del zar, el conde Sergei para, de este modo, ayudar a vencer la tiranía. En su trabajo, el también creador de obras como “El exilio y el reino”, “El malentendido” y “La peste” recrea los días previos al crimen y las reacciones evidenciadas una vez que el propósito estuvo cumplido.

Aunque existen varios personajes, los más importantes son Stepan Federov e Iván Kaliayev. El primero parece no darle valor a la vida humana y se muestra frío, razón por la cual se lo asocia a la facción más fuerte de la revolución, mientras que el segundo busca la liberación de Rusia desde una motivación soñadora porque considera que la justicia puede conseguirse por medio del amor y la muerte, así como también cree que debe ser evitada la pérdida innecesaria de seres humanos.

En “Los justos”, tal como se puede advertir al leer u observar el material, Camus aborda desde el drama cuestiones como el terrorismo, la opresión, el despotismo y la violencia justificada de modo subjetivo.

Por sus características, “Los justos” sólo los convencerá si ustedes sienten interés por la producción literaria de Camus o les resultan atractivas las historias que mezclen drama con contenidos históricos, políticos y sociales.