Lo más absurdo de Albert Camus

Lo más absurdo de Albert CamusVivir en la consciencia del absurdo es lo que determina la dignidad humana según la perspectiva del absurdismo. Esta teoría filosófica cuyas bases fueron sentadas por el pensador francés Albert Camus, apunta a su vez que pese a conocer esa esencia disparatada de la existencia, sentimos la necesidad de imponernos a ella y plantarle cara, luchando por nuestros propios ideales. Un día como hoy de hace cincuenta y seis años perdíamos a Camus; y he pensado que no estaría mal recordarlo. Cincuenta y seis años sin Camus son casi un siglo sin las palabras exactas.

Por qué Camus se distanció de Sartre

Camus, criado en la pobreza, se impuso a ella a través del pensamiento y la puso en palabras para rendir homenaje a esos pequeños héroes que, pese a las complicadas circunstancias a las que debieron enfrentarse, no dudaron en mirar hacia delante; aunque en ese futuro no hubiera nada.

Fue en su libro “El revés y el derecho” en el que Camus se explayó en torno a las carencias de la infancia, y rindió homenaje a dos figuras muy importantes para él: su madre y su abuela. De su padre, fallecido cuando Albert tenía sólo tres años, sólo recordaba una cosa: que se había manifestado contrario a la pena capital. Un único recuerdo: el fervor de un hombre por una idea. A veces bastan esas chispas de luz para marcarnos definitivamente. ¿Habrá sido aquella brasa en su memoria la responsable de que Albert se aferrara con tanto interés a la vida y a las propias ideas? Quizá sin ese recuerdo no habría tenido la suficiente fuerza como para enfrentarse a una de las figuras intelectuales más preponderadas del París de aquella época: Jean Paul Sartre.

Entre Sartre y Camus no había casi parecidos, más que la pasión por la filosofía y por la rebelión aunque ambas significaban diferentes cosas para cada uno. Mientras el primero creía en que había ideas sólidas y universales, para Camus los valores eran construidos por cada individuo.

Mientras Sartre abogaba por una sociedad que se abandonara en los brazos del marxismo, Camus soñaba y escribía en pos de la libertad individual, la cual, decía podía alcanzarse a través del anarquismo. Mientras Sartre escribía desde los bares aristocráticos de París; Camus lo hacía desde un cuarto (cada vez menos polvoriento) siempre con el hambre pegado a los huesos (ese hambre de la infancia que no se abandona nunca). Esas diferencias de clase hicieron de cada uno un filósofo distinto aunque ambos son figuras ineludibles del pensamiento de aquella época. Sin duda al existencialismo al que se ligara con tanta pasión Sartre le debemos muchas de las ideas-pilares de nuestro tiempo, pero a Camus, también le debemos, quizá la necesidad de buscar una verdad individual que nos haga libres.

Algunos datos (unas pocas misivas que se salvaron del fuego y el testimonio de personas cercanas) afirman que entre Camus y Sartre no todo fue rivalidad. Antes de que Albert publicara “El hombre rebelde” entre ellos existió una cierta cercanía y hasta fueron capaces de aconsejarse en algunos asuntos. Pero cuando Sartre leyó aquel libro su crítica fue tan áspera que hirió el corazón ya débil de Camus. Entonces comenzaron a distanciarse, marcando una raya que pondría al mundo de la filosofía de un lado o del otro, de una forma irrevocable.

Lo más absurdo de Albert Camus

Lo inolvidable de Camus

Muchas son las obras ineludibles de Camus pero sin duda “El mito de sísifo” (un verdadero manifiesto de la teoría del absurdo) y “El hombre rebelde” (donde escribe sobre la importancia de la rebelión en nosotros hacia el mundo de la búsqueda de la felicidad individual) son las dos más representativas de su pensamiento. En Poemas del Alma podrán leer las reseñas de algunas de sus maravillosas creaciones: “El extranjero”, “La caída” y “El exilio y el reino”, son algunas de ellas.

Es difícil no acercarse a Camus, y más difícil no amarle. En su anárquico corazón hay espacio para las palabras que cobijan y los razonamientos que se aferran a la vida. Lejos de una teoría que nos despoja de todo lo que somos, sus palabras obran el efecto contrario: si todo depende de nosotros, entonces podemos lograr y disfrutar mucho más de lo que tenemos.

Difícil no sentirse representado en una idea donde no hay dios, ni historia, ni razón alguna más que aquello que habita en lo más hondo de nosotros: en lo que nosotros creemos. Sin cristianismo, marxismo y existencialismo, según Camus, era posible una vida en la que la libertad individual se acercara a la libertad de los pueblos. Para Camus el mundo no es racional y en eso se basa la idea del sentimiento del absurdo.

Lo más absurdo de Albert Camus

Lo absurdo de Camus

A responder esa pregunta dedicó Camus gran parte de su vida literaria, construyendo un pensamiento que dejó en evidencia su preocupación por los valores morales que rechazara con tanto rigor el marxismo. Camus quiso demostrar que todos podemos tener noción de lo que es correcto y que, por ende, todas las criaturas rebeldes son capaces de saberlo. Incluso, expresaba, es posible que actuemos fuera de la moral, sabiendo que estamos equivocados. A su vez, rechazó la violencia como forma de canalizar dicha revolución y se opuso rotundamente a la idea de que para que reine la justicia el mundo debe ser caos.

Cuando el 3 de enero de 1960 falleció el ciclista italiano Fausto Coppi Camus expresó que consideraba que era ésta la muerte “más idiota”. ¿Acaso el azar quiso que su gran pasión por el absurdo y su fascinación-compromiso con el lenguaje lo llevaron a fallecer al día siguiente de igual forma? No lo sabremos.

Tres años antes de aquel trágico día le habían entregado el Nobel de Literatura, se hallaba en lo más alto de su carrera y, finalmente, después de todas las privaciones, comenzaba a gozar de los privilegios de los aristócratas. Así, de esa forma idiota pasaba a formar parte de aquella eternidad a la que definiera como “todo aquello que existirá después de mi muerte”.

Lo más absurdo de Albert Camus

Comentarios1

  • Rapsodico

    Maravilloso artículo, Tes. En unas pocas líneas muestras los rasgos generales de una persona tan importante para el pensamiento moderno como lo fue Albert Camus. Gracias y un abrazo fuerte.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.