Diversas razones han llevado a la UNESCO a establecer el 23 de abril como Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. Fue celebrado por primera vez en 1996 y desde entonces, más de ochenta países forman parte de esta iniciativa. La fecha fue elegida en conmemoración al 23 de abril de 1616, día en el que fallecieron tres grandes escritores de la literatura universal: Miguel de Cervantes, William Shakespeare (calendario juliano) y el Inca Garcilaso de la Vega.

Día del Libro

El día de San Jorge (Diada de San Jordi), en Cataluña, fue otro de los argumentos utilizados a la hora de definir la fecha de celebración. Durante ese día es tradicional el obsequio e intercambio de rosas y libros entre personas queridas.

La idea de festejar el Día del Libro en España surgió el 7 de octubre de 1926 como forma de homenajear el nacimiento de Cervantes. La propuesta nació a través de un pedido que el escritor Vicent Clavel Andrés le realizó a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Años más tarde, en 1930, se instauró en forma definitiva el 23 de abril como Día del Libro por su coincidencia con la muerte de Cervantes y el nacimiento o muerte de otros ilustres escritores internacionales. Esta iniciativa traspasó Barcelona y se extendió por toda Cataluña. Esta fecha también tiene otra finalidad en España: realizar la entrega anual de los Premios Cervantes, el mayor galardón para los autores hispanos.

El objetivo de la UNESCO al establecer la fecha fue que, una vez por año, se dedique una jornada para reconocer el aporte de los libros, se fomente la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

El Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, expresó sobre la fecha: “Este año más que nunca hago hincapié en la complementariedad de todos esos aspectos y subrayo su importancia para la libertad de expresión y para la preservación y el fomento de las manifestaciones de la diversidad cultural, tareas de máxima importancia para la humanidad.”

El Día del Libro no conoce fronteras. Está extendido por todos los rincones del mundo. En Michoacán, México, este 23 de abril se les obsequiará a los lectores un libro y una rosa. Para quienes deseen plasmar ideas o pensamientos en torno a esta celebración, durante todo el día tendrán a su disposición el denominado “Rollo de la Palabra”, un espacio realizado en papel kratf, de diez metros lineales y una altura de 2,44 metros. Al finalizar estos festejos, los escritos dejados en él se publicarán en la página de la SECUM (Secretaría de Cultura).

El Reino Unido es otro de los ejemplos, donde tienen su World Book Day, aunque se festeja todos los 3 de marzo. En Cuba y otros países de habla castellana, lo celebran como el Día del Idioma.