La poesía lírica es aquella donde los versos se acompañan con algún instrumento. En la antigua Grecia, se la solía cantar en fiestas religiosas, competencias deportivas y banquetes varios.

Poesía coralTanto el contenido como la forma métrica de los poemas son muy variados en este tipo de poesía. Los estudiosos suelen categorizar a la poesía lírica en monodia (interpretada por una sola persona), yambo (composiciones satíricas), elegía (con contenido sagrado y civil) y poesía coral.

Así nos encontramos con este tipo de poesía, interpretada por un coro, que tuvo como principales referentes a los griegos Píndaro y Baquílides. Cantada en ocasiones festivas, suele contar con un conjunto de voces donde se alternan coros y solistas.

Al momento de recitar una poesía coral, los intérpretes deben tener en cuenta la pronunciación y acentuación de las palabras, los silencios, la respiración y el tono de voz.

Retomando a los exponentes de la poesía coral, podemos recordar que Píndaro nació en Cinocéfalos (Beocia), hacia el año 518 A.C. (no hay datos exactos). Pertenecía a una familia aristocrática y fue discípulo de Agatocles. A los veinte años compuso su primera oda, que le valió un amplio reconocimiento y lo llevó a recorrer las principales cortes aristocráticas de su región. El poeta falleció en Argos en 438 A.C.

Baquílides, sobrino y discípulo del poeta Simónides de Ceos, nació en 565 A.C. (aquí tampoco hay datos precisos que certifiquen la fecha). Se destacó en los epinicios (las odas a los vencedores de los Juegos Olímpicos) y compuso himnos a los dioses y soberanos. Se estima que Baquílides murió en 430 A.C.

En la actualidad, y desde hace muchos años, la poesía coral ha perdido todo su valor ritual. El mundo ha cambiado desde que los griegos se enfrentaban en competencias poéticas. Sin embargo, aún hay gente que se anima y monta poesías corales. Sin dudas, un desafío que merece ser destacado.