3 novelas corales que te recomendamos


A raíz de la lectura de “Sur” de Antonio Soler, el libro que reseño esta semana, he estado pensando y revisando en mi memoria numerosas novelas corales que me han llamado la atención. Y me he dado cuenta de que nunca les he dedicado un artículo; así que, con el deseo de enmendar este error he decidido recomendar tres novelas corales bien diferentes entre sí cuyas lecturas considero que pueden servir para entender la identidad de este tipo de narrativa.
 
 
 

3 características indispensables de la novela coral

Todos los personajes son importantes. Ésta es la primera premisa que distingue a una novela coral. A medida que leemos vamos metiéndonos en la piel de los personajes y todos son imprescindibles para que la estructura se desarrolle. En una novela coral no hay protagonistas o, mirado de otra forma, todos los personajes son protagonistas. Asimismo, en general los acontecimientos no tienen tanta relevancia como las consecuencias que producen en el ánimo y la vida de los personajes.

Las voces se cruzan. Ésta es otra de las características de las novelas corales; los sentimientos de los personajes importan y se aparecen constantemente a lo largo de la obra. Este recurso tiene como objetivo jugar con el lector, despistarlo, pero debe estar bien trabajado para evitar que la novela pierda ritmo. Como ocurre con los coros, en las novelas corales las perspectivas se mezclan y el mérito del autor estará en conseguir que el lector no se confunda.

Tipo de narrador bien definido. Para conseguir que todas las voces, que son la representación de los pensamientos y los deseos de los personajes, sirvan para hilar la historia es imprescindible que el autor escoja un narrador desde el comienzo y sepa mantenerlo. Generalmente se utiliza un narrador omnisciente, que es capaz de ver más allá de lo que sucede, ahí, donde las neuronas, donde las tripas, y construir una historia que capte la sensibilidad del lector.

3 novelas corales que debes leer

La mejor forma de entender las estructuras narrativas, de captar las voces y de analizar el valor de las decisiones a la hora de trabajar un texto es leyendo a otros autores, destripándolos; preguntándonos por qué tomaron esta decisión y no otra. Siguiendo este consejo te propongo tres novelas corales que tienen características bien definidas y que, creo, te pueden servir como ejemplo para comprender cómo funcionan este tipo de textos.

 

1- “Manhattan Transfer”, de John Dos Passos

Aunque la historia se desarrolla a lo largo de varias décadas, en “Manhattan Transfer”, de John Dos Passos todos los personajes confluyen en un punto: una estación de tren en la ciudad de New York. En ese sentido, es una novela marcó una revolución en su momento (los personajes también pueden ser espacios inasibles) y ofreció una nueva perspectiva a la hora de narrar. Se trata de una novela de color oscuro donde el pesimismo por momentos se hace con el control y que va no tanto de las luces que se encienden sino más bien de las que se van apagando. Como si Dos Passos analizara las decisiones desde lo que se deja más que desde las oportunidades que se abren.

Como novela coral creo que ésta es una obra maravillosa que puede servirnos para entender la forma en la que los personajes pueden relacionarse, y descubrir el aspecto fundamental de este tipo de novelas: el narrador. Y es que del tipo de narrador que se escoja depende gran parte de la tensión del texto. Será el narrador el encargado de ayudar a los lectores a no perder el hilo, de inyectarle curiosidad y sobre sus hombres caerá la responsabilidad de que la historia no pierda intensidad en ningún momento.

2- “El camino de los ingleses” de Antonio Soler

Ya que quien ha avivado mi necesidad de analizar este género narrativo ha sido la última novela de Antonio Soler quiero poner en palabras que no es una estructura nueva en su obra. No obstante, creo que en “Sur” alcanza un nivel de perfección casi de otro mundo. De hecho, como novela coral es una de las mejores que he leído nunca.

Ya en “El camino de los ingleses”, esa novela maravillosa que fue llevada al cine, Antonio trabajó con varias voces en una misma línea; historias que se retroalimentan y que se cruzan y le dio importancia al escenario. Ambientada en Málaga es una novela maravillosa que puede servirnos para adentrarnos en los rincones no turísticos de la ciudad, para conocer otra Málaga. En la escritura de Soler se nota un especial trabajo en la fusión de las voces, usando para ello recursos estilísticos que sirven a modo de carteles en la carretera para que el lector pueda seguir todas las historias sin perder nunca el hilo. Creo que en “Sur” esto lo consigue de una forma extraordinaria y en cierta medida, a nivel estructural podría leerse como una segunda parte de ese “Camino de los ingleses” que tanto nos ha conmovido.

 

3- “Salsa” de Clara Obligado

“Salsa” es la última novela de Clara Obligado en Editorial Entre Ambos (escribí hace muy poquito sobre ella), también entraría dentro de la categoría de narrativa coral, o al menos así lo veo yo. En ella tenemos a varios personajes cuyas vidas se entremezclan. En este caso, la autora se apoya en la música y en la gastronomía para hilar las historias y darle color y sabor a su novela.

Asimismo escoge un escenario común, un salón donde se baila salsa, que es el punto de encuentro de los personajes. Al igual que hace Dos Passos en la “Manhattan Transfer” con la estación, este salón se convierte en protagonista de la historia. También Obligado trabaja con el monólogo interior y se aprovecha de este recurso para presentarnos aquello que de otra forma se nos podría escapar de la historia.

Esta es otra novela que podría servirnos para entender la gran riqueza que nos ofrece la novela coral si somos capaces de aprovecharla bien, de sacarle el jugo, como creo, hacen de forma contundente estos tres autores.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.