El escritor, abogado y traductor polaco Czeslaw Milosz, responsable de títulos como “Composición”, “Viaje”, “Tres inviernos”, “El rostro del tiempo” y “Luz del día”, nació el 30 de junio de 1911 en el seno de una familia de raíces polacas que se había afincado en Lituania.

Czeslaw MiloszDurante su juventud, este descendiente de un ingeniero civil estudió Derecho en la ciudad de Vilna aunque, como es de público conocimiento, su fama internacional nació y creció no por su desempeño en el campo de las leyes sino por sus capacidades literarias.

Además de publicar varios libros, a lo largo de su trayectoria este literato que residió en Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en la radio polaca, integró el grupo literario Zagary y fue profesor de Lengua y Literatura Eslava.

En 1951, quien fuera también funcionario del servicio diplomático de la Polonia Popular decidió exiliarse en Francia. Dos años después, su figura adquiriría relevancia gracias al Prix Littéraire Européen que recibió como reconocimiento a su novela “El poder cambia de manos”.

Invitado por la Universidad de California, en 1960 este prolífico autor que encontró en Oscar Venceslas de Lubicz-Milosz a una de sus mayores influencias literarias y filosóficas viajó a la ciudad estadounidense de Berkeley, donde sumó experiencia en el plano docente.

Por sus valiosas contribuciones al ámbito de la cultura y su destacada labor como escritor, Czeslaw Milosz recibió en 1977 el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Michigan y, en 1980, el Premio Nobel de Literatura.

“El valle del Issa”, “Otra Europa” y “El pensamiento cautivo” son otros de los títulos que permiten, hoy en día, apreciar la pluma de este polaco que encontró la muerte en Cracovia el 14 de agosto de 2004.