El periodista, novelista y ensayista venezolano José Rafael Pocaterra, quien a lo largo de su vida no sólo se dedicó al mundo de las letras sino que también desarrolló actividades en materia diplomática, nació el 18 de diciembre de 1889.

Este último descendiente del matrimonio compuesto por Jaime Demetrio Pocaterra y Mercedes MacPherson cursó sus estudios en el Colegio Don Bosco de Valencia pero, al llegar al sexto grado de la educación primaria, debió abandonar esa formación debido a los problemas económicos que comenzaron a envolver a la familia tras la muerte de su padre. A partir de entonces, Pocaterra decidió incorporar conocimientos de forma autodidacta, a través del hábito de la lectura.

En 1907, tras publicar una serie de textos críticos en el diario “Caín” sobre la administración del gobierno de Cipriano Castro, el joven fue encarcelado y recién recuperó su libertad un año después.

Durante los años siguientes, este venezolano que cultivó en prisión idiomas como el griego, el latín y el inglés colaboró con el periódico “Patria y Unión”, publicó obras como “Política feminista” y “Veladas oscuras”, se desempeñó como secretario de un general y participó en el diario “El Fonógrafo”.

“Cuentos grotescos”, “La casa de los Ábila”, “Memorias de un venezolano de la decadencia” y “Tierra del Sol amada” son otros de los títulos que pertenecen a la producción literaria de este escritor que, en 1919, volvió a ser apresado por formar parte de una conspiración junto al resto de los redactores de “Pitorreos”, el periódico humorístico donde también supo participar.

Un exilio que lo llevó a instalarse en Estados Unidos, un periodo como profesor en la Universidad de Montreal, otros como funcionario público en su tierra natal y una sólida trayectoria complementada con tareas vinculadas a la traducción son algunos componentes claves que marcaron la vida de este autor que falleció en Montreal el 18 de abril de 1955.