Aunque algunos escritores son más populares que otros, lo cierto es que la literatura argentina ha tenido, desde su origen, numerosos representantes dignos de destacar.

Uno de ellos es, como el título de este artículo lo indica, el autor Pedro Orgambide, un hombre que nació en Buenos Aires el 9 de agosto de 1929.

Este amante de las letras cuya vida se inició, al igual que la de su colega y compatriota Héctor Tizón, el mismo año en el que Roberto Arlt editó “Los siete locos”, debutó como escritor en 1948 a través de “Mitología de la adolescencia”.

Con el tiempo, la producción literaria de este argentino que creó obras teatrales, cuentos, novelas y ensayos incluiría títulos como “El encuentro”, “Memorias de un hombre de bien”, “El páramo”, “Un caballero en las tierras del sur”, “La mulata y el guerrero”, “Cuentos con tangos”, “Enciclopedia de la literatura argentina”, “Gardel y la patria del mito” y “Un puritano en el burdel”, entre muchos otros.

Cabe destacar que, entre 1974 y 1983, Pedro Orgambide permaneció en México a causa de la situación política y social en la que se encontraba su país, un territorio que, tiempo después, quedaría marcado para siempre por la dictadura militar.

Respecto a la trascendencia que tuvo este escritor, no se puede dejar de mencionar que el también periodista, guionista, bailarín de tango, profesor y fundador de publicaciones tales como “La gaceta literaria” y “Cambio” acumuló, a lo largo de su trayectoria, una gran cantidad de reconocimientos. El Premio Casa de las Américas, la Faja de Honor concedida por la Sociedad Argentina de Escritores, el Premio a la Trayectoria Artística del Fondo Nacional de las Artes y el título de Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires son algunas de las distinciones recibidas por este autor que falleció el 19 de enero de 2003.