El 30 de marzo de 1844, nació en Metz, Francia, Paul Marie Verlaine, el poeta francés que, instalado en París, cursó sus estudios en el liceo Bonaparte y comenzó a frecuentar los cafés y salones literarios al tiempo que trabajaba en el Ayuntamiento.

Paul VerlaineYa involucrado con el mundo de las letras, este escritor descendiente de una familia perteneciente a la pequeña burguesía colaboró, en 1866, con el primer Parnaso contemporáneo, marco en el cual publicó sus “Poemas saturnianos”. Tiempo después, su obra literaria abarcaría otros títulos como “Fiestas galantes”, “La buena canción” y “Romanzas sin palabras”.

En el plano personal, cabe recordar que, en 1870, Paul Verlaine contrajo matrimonio con Mathilde Mauté (con quien llegó a tener un hijo), pero esa relación no tuvo demasiado futuro ya que en la vida del escritor apareció Arthur Rimbaud, un hombre con el que compartía su afición por el mundo literario.

Ya distanciado de su hasta entonces esposa, Verlaine emprendió junto a su colega un viaje por Londres y Bélgica que terminaría en 1873 cuando Paul, en medio de una pelea callejera, hirió de un disparo a Rimbaud. Tras ese episodio, el autor de “Antaño y hogaño”, “Los poetas malditos”, “Sabiduría”, “Paralelamente”, “Canción para ellas”, “Odas en su honor”, “En los limbos” y “Epigramas”, entre otras, fue condenado a pasar dos años en prisión, período en el cual, mientras cumplía su pena en Bruselas y en Mons, se convirtió al catolicismo y se oficializó la separación de su esposa.

Ya en libertad, el escritor decidió regresar a Inglaterra (donde se ganó la vida como profesor de francés) y, tiempo más tarde, retornó a su país natal y se dedicó a enseñar inglés. Allí, en París, fue donde el “príncipe de los poetas”, como lo habían elegido, murió el 8 de enero de 1896, a los 52 años.