La literatura argentina, aunque por fortuna tenga numerosos exponentes, reserva siempre un espacio para recordar la figura de Néstor Perlongher, un hombre nacido en la Provincia de Buenos Aires el 25 de diciembre de 1949 que supo dejar, a fuerza de talento, originalidad y responsabilidad, una huella importante en las letras de su país.

Néstor PerlongherAdemás de explotar su faceta de escritor, el creador de obras como “Austria-Hungría”, “Alambres”, “Hule” y “El cuento de las iluminaciones” se destacó a lo largo de su vida como antropólogo, sociólogo, militante político (identificado primero con el trotskismo y más tarde con el anarquismo), profesor universitario, referente del Frente de Liberación Homosexual en Argentina y colaborador de revistas como “El Porteño”, “Alfonsina”, “Último Reino” y “Diario de Poesía”.

En 1982, una vez obtenida la licenciatura en Sociología que cursó en la Universidad de Buenos Aires (UBA), Néstor Perlongher decidió abandonar la nación que lo vio nacer para radicarse en la ciudad brasileña de San Pablo, donde realizó, en la Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP), una maestría en Antropología Social.

El 26 de noviembre de 1992, mientras aún se encontraba en suelo brasileño, el también responsable de títulos como “El fantasma del sida”, “Prosa plebeya” y “Papeles insumisos” perdió la vida.

Su desaparición física perjudicó, en algún punto, al ámbito literario porque lo privó de la posibilidad de seguir enriqueciéndose con sus aportes, pero Perlongher no dejó huérfana a la literatura ya que su legado perdurará por siempre y mantendrá vivo su espíritu. Hoy en día, gracias al valor que se le ha dado con los años a su producción literaria, este autor que solía definir a su estilo como “neobarroso” por fundir el barroco con el “barro del Río de la Plata”, está considerado por numerosos expertos como uno de los poetas argentinos más sobresalientes de las últimas décadas.