“Pedro Páramo”, desde el punto de vista de la crítica, es una de las obras maestras de la literatura latinoamericana. Su autor es Juan Rulfo, un escritor mexicano que nació el 16 de mayo de 1917. Además de haber escrito esa novela, es el creador de una colección de cuentos reunidos bajo el título “El llano en llamas”.

Juan RulfoRulfo desarrolló durante toda su vida actividades literarias, aunque también fue archivista y agente de inmigración, agente viajero de la compañía Goodrich-Euzkadi, colaborador de la Comisión del Papaloapan y editor en el Instituto Nacional Indigenista de la ciudad de México, donde se encargó de la edición de una de las colecciones más importantes de antropología contemporánea y antigua del país azteca. También se dedicó a la fotografía, cuyas imágenes incrementaron el interés colectivo por Rulfo y fomentaron el desarrollo de exposiciones y libros dedicados a sus fotos, como la desarrollada entre agosto y septiembre de este año en la Casa Universitaria del Libro de la UNAM.

Pero fue la repercusión obtenida por “Pedro Páramo” lo que llevó por el camino del éxito a Rulfo. Gracias a esa novela, el escritor fue reconocido en 1955 con el Premio Xavier Villaurrutia. Años después, obtendría el Premio Príncipe de Asturias y el Manuel Gamio al Mérito Indigenista.

Juan Rulfo no fue de esos autores de larga trayectoria literaria. Tan sólo escribió una novela y quedó en la historia de la literatura como un referente y un autor respetado y reconocido por distinguidos escritores. No cualquiera consigue estar en boca, por ejemplo, de Jorge Luis Borges, quien aseguró que “Pedro Páramo es una de las mejores novelas de la literatura de lengua hispánica, y aún de la literatura”. Por su parte, Susan Sontag consideró a esa novela no sólo como una de las obras maestras de la literatura mundial del siglo XX, “sino como uno de los libros más influyentes de este mismo siglo”.

Juan Rulfo murió el 7 de enero de 1986 en la ciudad de México, pero su obra no ha quedado en el olvido y las nuevas generaciones de lectores ya la han sabido apreciar.