Aunque nació el 11 de febrero de 1941 en Rosario, provincia de Santa Fe, el escritor argentino Alberto Laiseca pasó su infancia y adolescencia en Camilo Aldao, una pequeña localidad ubicada al sur de la provincia de Córdoba.

Alberto LaisecaTras publicar “Su turno para morir”, “Aventuras de un novelista atonal” y el libro de cuentos “Matando enanos a garrotazos”, el autor comenzó a ganarse la vida a través de diversas actividades que lo llevaron a ser desde operario de la ya desaparecida compañía telefónica Entel hasta corrector de pruebas del diario “La Razón” y, más tarde, asesor de la editorial Letra Buena. Con el tiempo, su extensa obra literaria se vería ampliada a través de títulos como “Poemas chinos”, “La hija de Kheops”, “La mujer en la muralla” y “Por favor, ¡plágienme!”.

Ya en 1993, dos años después de haber recibido la Beca Guggenheim, Alberto Laiseca publicó la novela titulada “El jardín de las máquinas parlantes” y, en 1998, “Los Soria”, un relato que el novelista tardó dieciséis años en escribir y que, en un principio, sólo podía ser adquirido a través de una suscripción.

A partir de 2002, el nombre de este escritor argentino comenzó a ser más reconocido gracias a su incursión en el ámbito televisivo, donde desarrolló el ciclo “Cuentos de terror”, programa que fue galardonado en 2004 con el Premio Martín Fierro a la Producción en Cable 2003, en la categoría “Cultural / Educativo”. Por otra parte, cabe destacar que ese mismo año el autor recibió la distinción concedida por la Fundación Kónex, Diploma al Mérito en el rubro “Novela: quinquenio 1999-2003″.

A lo largo de su trayectoria, Alberto Laiseca también escribió obras como “El gusano máximo de la vida misma”, “Las aventuras del profesor Eusebio Filigranati”, “Beber en rojo”, “Gracias Chanchúbelo” y “En sueños he llorado”.