A lo largo de la historia literaria española, uno de los referentes más reconocidos fue Benito Pérez Galdós, un novelista, dramaturgo y cronista que nació el 10 de mayo de 1843.

Benito Pérez GaldósSu gusto por las narraciones históricas surgió gracias a su padre, un coronel del ejército que, con frecuencia, le contaba historias de la Guerra de la Independencia, donde él había participado.

En 1862, luego de obtener el título de Bachiller en Artes, comenzó a realizar colaboraciones basadas en poesías satíricas, ensayos y algunos cuentos. Tres años después, Pérez Galdós presencia los acontecimientos sucedidos en la llamada “Noche de San Daniel”. Por ese entonces, comenzó a desempeñarse como redactor meritorio en los periódicos “La Nación” y “El Debate”, y en la “Revista del Movimiento Intelectual de Europa”.

En 1870 aparece “La Fontana de Oro”, su primera novela. Tiempo después, comenzaría a publicar la que, con los años, se convertiría en su obra cumbre: “Episodios nacionales”, donde cuenta la vida de los españoles del siglo XIX y su contacto con los diferentes sucesos históricos que marcaron el destino colectivo del país. “Doña Perfecta” fue otra de sus obras que, pese a la oposición que generó ese trabajo entre los neocatólicos, desencadenó que, en 1889, Galdós fuera designado miembro de la Real Academia Española.

Además de sus incursiones literarias, el dramaturgo también participó de la vida política de España como diputado en 1886 y, en 1907, encabezó la lista a la candidatura de la Conjunción Republicano Socialista por Madrid.

En 1912, el novelista fue uno de los más firmes candidatos al Premio Nobel de Literatura, pero una campaña opositora generada por sus enemigos políticos, dejó a Pérez Galdós sin ese reconocimiento. Murió ocho años después, el 4 de enero de 1920.