Alejandra Pizarnik, a cuarenta años de su partida

Un día como hoy, pero hace cuarenta años, Alejandra Pizarnik se encontraba disfrutando, por llamarlo de alguna forma, de una cierta libertad. Los médicos de la clínica psiquiátrica donde se encontraba internada después de dos intentos de suicidio le habían permitido salir de las instalaciones. La poeta, de apenas 36 años de edad, decidió hacer uso de esa libertad tomando la última decisión de su vida.

Alejandra PizarnikVíctima de diversos trastornos y desequilibrios emocionales, Pizarnik ingirió unas cincuenta pastillas de secobarbital y murió. Así quedaba trunca una carrera literaria que ya era exitosa, pero que tenía un gran potencial de crecimiento. La autora nacida el 29 de abril de 1936 en Buenos Aires se despidió, por ejemplo, sin haber escrito la novela que soñaba.

Pizarnik había cursado estudios en la Universidad de Buenos Aires (Filosofía y Letras) y en la Sorbona (Religión y Literatura Francesa). También aprendió pintura de la mano de Juan Batlle Planas. El talento para las artes que ya evidenciaba le permitió recibir dos importantes becas: la Fullbright y la Guggenheim.

Los problemas psicológicos, de todas formas, siempre atentaron contra su carrera y, por supuesto, contra su felicidad. Pese a los vaivenes de su tratamiento psiquiátrico, logró entablar amistad con su terapeuta León Ostrov: las cartas intercambiadas con este hombre incluso fueron recopiladas en un libro, resalta Milenio.

El 40º aniversario de su muerte aparece como la excusa perfecta para recordar a la creadora de “La tierra más ajena”, “Las aventuras perdidas”, “Los trabajos y las noches”, “El infierno musical” y “La condesa sangrienta”, entre otros poemarios. Uno de los homenajes se llevó a cabo en el pasado mes de mayo y tuvo lugar en el Museo de Arte Español Enrique Larreta. Allí, Santiago Caruso presentó sus ilustraciones inspiradas en “La condesa sangrienta”.

El próximo viernes, por otra parte, Pizarnik será recordada en la Casa de la Cultura perteneciente al Centro Médico de Lomas de Zamora. La artista Naty Ezequiela expondrá obras que están vinculadas a la poeta, según informa La Nación.

Como afirma Emanuel Rodríguez en La Voz del Interior, Pizarnik es “una estampa del presente”, aunque ya hayan pasado cuatro décadas de su suicidio. Su figura inspira a la literatura, claro, pero también a la música, el cine, el teatro y hasta la televisión. La muerte, como ocurre siempre con las grandes personalidades, no tiene nada que ver con la desaparición o el olvido.

Links relacionados:

http://unanocheenpraga.wordpress.com/2012/09/24/a-40-anos-de-la-muerte-de-alejandra-pizarnik-mejor-hagamos-un-mundo-para-que-alejandra-se-quede/

http://alberto-primerparrafo.blogspot.com.ar/2012/09/alejandra-pizarnik-vida-mi-vida-que-has.html

Comentarios3

  • Sara 030589

    mi Alejandra!!!!

    • Marellia

      Tan ella...

    • Raoul Shade

      Los “locos” como Pizarnik, Van Gogh, Nerval, Nietzsche, Strindberg, Artaud, entre otros, son los más lucidos y por eso no pueden vivir en una sociedad de “cuerdos”, cuyas escuelas son criaderos de ambiciones e intrigas, futuros banqueros, empresarios de multinacionales criminales y arribistas que sólo causan guerras y crean religiones absurdas.

    • monique ele

      alejandra... alejandra....



    Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.