Luz de agosto, de William Faulkner

En 1932 William Faulkner elaboró «Luz de agosto», una de las novelas que quedaría en la historia como una de las más sobresalientes que escribió el estadounidense entre 1926 y 1933.

Luz de agostoEste material que surgió poco después de «Santuario» le presenta al lector varios de los personajes más memorables del escritor, entre los que se pueden citar a la ingenua e intrépida Lena Grove que no deja de perseguir al hombre que la dejó embarazada, al atormentado reverendo Gal Hightower (quien no deja de inquietarse con las frecuentes visiones de soldados de caballería confederados) y al misterioso Joe Christmas, un vagabundo consumido por los orígenes raciales de sus familia.

Entre las figuras que no resultaron indiferentes hacia esta magnífica obra aparece el filósofo francés Jean-Paul Sartre, para quien el hombre que Faulkner retrató en «Luz de agosto» es un «gran animal divino y sin Dios» que se encuentra perdido «desde su nacimiento» y está «encarnizado en perderse». Este individuo es, según Sartre, «cruel y moral hasta el crimen, salvado, no por la muerte sino en la muerte; grande hasta en los suplicios» grande en las humillaciones más abyectas de su carne».

Si la narrativa de este novelista nacido en el estado de Mississippi el 25 de septiembre de 1897 les resulta atractiva y quieren conocer el contenido de uno de sus trabajos más valorados a través del tiempo, no duden en conseguir un ejemplar de «Luz de agosto», una novela que apareció cuando Faulkner ya había conquistado a cientos de lectores a través de títulos como «Mosquitos», «El ruido y la furia» y «Mientras agonizo».



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.