Hablemos de Faulkner

La semana pasada en el ciclo «Consejos de escritores consagrados» les he traído a un autor imprescindible en la literatura de todos los tiempos, William Faulkner, hoy volveré a hablarles de él según la mirada de algunos importantes autores de nuestra época. ¿Vamos allá?

A 50 años de su muerte

William Faulkner nació en New Albany (Misisipi) el 25 de septiembre de 1897 y se lo considera uno de los fundadores de la literatura moderna.

Con motivo de los 50 años de su fallecimiento se han realizado una serie de reediciones.

Incluso se ha publicado un volumen con su correspondencia, aunque no sé qué opinaría William al respecto; a él no le gustaba que se inmiscuyeran en su vida, de hecho él mismo escribía minibiografías donde mezclaba realidad y ficción cada vez que iba a ser presentado…

De todas formas, y dejando de lado la discusión moral al respecto, como creo que la mejor forma de acercarse a él, antes que leer sus diarios o sus cartas, es leyendo sus obras porque ahí es donde se encuentra su esencia, es que hablaré acerca de su trabajo como escritor y no sobre su vida privada.

En «El País», aprovechando estas celebraciones, realizaron una encuesta a seis distinguidos autores para saber quién es William Faulkner para ellos y no tuvieron más que palabras positivas. Aquí les dejo algunas de las apreciaciones de estos escritores.

Ana María Matute y Ana María Moix

Dos autoras increíbles, difícilmente olvidables y que hacen buena literatura en España en esta época son Ana María Matute y Ana María Moix, a quienes la obra que más les ha gustado es «Luz de agosto«, gran elección, por cierto.

La autora de «Primera Memoria» dice que es el autor que mejor ha sabido describir una atmósfera familiar donde el rencor, amor y odio juegan un papel fundamental, esto puede notarse claramente en «Luz de agosto» sobre todo si se analiza la relación del protagonista con su padre adoptivo basada en un respeto retorcido y resignado a través del cual se esconden los verdaderos sentimientos, los que llevarán a Joe Christmas a convertirse lentamente y sin buscarlo en el peor enemigo de su tutor.

Además, la Matute hace referencia a la genialidad de William al escribir, como si poseyera un torrente que nunca se termina que le permite embrujar a los lectores a través de historias donde misterio y realidad se mezclan rozando lo fantástico, pero sin llegar a abrazar este género.

En lo que respecta a la escritora de «La maravillosa colina de las edades primitivas«, expresa que a ella siempre le ha fascinado la comunión que existe en Faulkner entre los personajes, los hechos y el lugar donde transcurren las historias; para ella este autor es un maestro en crear atmósfera, un espacio donde todo fluye y se amalgama de una forma incuestionable y que puede apreciarse sobre todo en «Luz de agosto«.

Giralt Torrente y Javier Marías

Para Marcos Giralt Torrente una de las cosas para destacar de la literatura de Faulkner es el destino dramático de sus personajes, quienes siempre son seres desvalidos, criminales, solitarios, marginales…

Expresa que algo recurrente en Faulkner parece ser que todos sus personajes están predestinados de la misma forma, como si su pasado o la condición social en la que se hayan criado no sólo estuvieran ligadas a su futuro sino que lo dictaran, y que ellos no fueran capaces de ser conscientes de esto pero que irremediablemente se encaminaran hacia él, aunque lo representaran como una huida hacia adelante.

A Marcos le gustan especialmente «El ruido y la furia» y «Mientras agonizo«.

Por su parte, Javier Marías, de todas las obras escoge «Las palmeras salvajes» y resalta el estilo de Faulkner como su fuerza extraordinaria; dice que esa forma de escribir lo emparenta de alguna forma con Proust, que ha sido una de sus influencias y con Henry James, aunque claramente es inconfundible.

Expresa que posiblemente lo que lo diferencia de ellos dos y de todos es la fluidez con la que parece surgir su escritura, como si surgiera a borbotones y no pudiera detenerla, al punto de resultar un poco menos respetuoso de la sintaxis que los demás. Dice:

El propio Faulkner alguna vez escribió:

Y tenía mucha razón, por eso aún hoy, después de que se cumplieran los 50 años de su muerte, sigue vivo iluminando la escritura de numerosos autores, reviviendo en la prosa de aquellos que le admiran y entreteniendo a miles de lectores a lo largo de todo el globo.

Por eso ni siquiera es pasado ya que ocupa el título de maestro de la narrativa moderna, así que a pesar de estar conmemorando su muerte, podríamos decir que como la vida de un autor no termina con su muerte física sino cuando sobreviene el olvido de lo que ha publicado, Faulkner sigue indudablemente vivo, es su cuerpo el que ha desaparecido.

Creo que es una buena oportunidad para regresar a William Faulkner, si somos escritores puede sernos de mucha ayuda para pulir nuestra escritura, si nos gusta leer, también es indispensable que lo leamos porque a través de sus historias podremos disfrutar de momentos alucinantes.

Comentarios2

  • SILVIO

    EFECTIVAMENTE, LA PERSONA MUERE EN VERDAD CUANDO SE LE OLVIDA POR COMPLETO, Y WILLIAM FAULKNER, A PESAR DE SU MUERTE CORPORAL DE HACE 50 AÑOS, SE ENCUENTRA VIVO Y PODEMOS TENERLO CERCA LEYENDO SUS OBRAS QUE LLEGAN HASTA EL ALMA.

  • Raoul Shade

    Hablemos de los grandes escritores y poetas asesinados por los lectores. Los genios literarios no mueren de muerte natural. Mueren olvidados y algunos mueren porque nunca fueron leídos como San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, Lautréamont, Gerard de Nerval, Arnaut Daniel, François Villon, Fray José de Sigüenza, Rimbaud, Ezra Pound, Artaud, René Char, John Keats, Virgilio Piñera, Leopardi entre otros. Todos ellos fueron grandes innovadores, como lo fue Faulkner, pero solamente los leen los grandes poetas o escritores contemporáneos o posteriores a ellos.
    El publico en general, si es que lee, lee a los imitadores como Paolo Coelho, Isabel Allende, Gioconda Belli, que nada innovaron, o peor todavía lee a los escritores millonarios como James Patterson, Stephen King, Janet Evanovich, Suzanne Collins, J. K. Rowling entre otros.
    Prueba de ello que nadie, excepto Silvio, comentó sobre tu artículo. Faulkner, el gran innovador de la novela, ya está muerto para el publico en general. Yo descubrí por pura casualidad a Fray José de Sigüenza en la biblioteca del Monasterio de El Escorial, porque incluso en España nunca ha sido valorado como merece. La basura de Berceo todo el mundo la conoce, sobretodo porque es un antisemita repugnante y eso excita a muchos lectores españoles. Pero la cualidad de historiador y la cualidad de estilista de la lengua castellana de Sigüenza en su obra maestra “Historia de la Orden de San Gerónimo” está fuera de discusión y por lo tanto fuera del alcance del lector medio; sólo escritores de la talla de Menéndez Pelayo lo saben apreciar. A eso me refiero.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.