Los puntos suspensivos

Los puntos suspensivos

Los signos de puntuación tienen una relevancia mayor que la que en realidad se les da. Una oración mal puntuada puede representar un mensaje totalmente diferente al que se le deseaba imponer. De hecho, puede significar exactamente lo opuesto.

Por esta razón es fundamental que aprendamos a utilizarlos bien y que estemos constantemente atentos y puliendo nuestra escritura para sacarles todo el jugo que podamos. Así como lo hemos hecho con otros signos de puntuación, hoy toca hablar de los puntos suspensivos.

Cuándo usar puntos suspensivos

Los puntos suspensivos reciben este nombre porque su principal característica es que imponen una pausa en el discurso, lo suspenden. Su correcta grafía es: escribirlos pegados a la palabra que los precede y separados por un espacio de la que los sigue; en caso de ir antes de otro signo de puntuación, entre ambos no debe dejarse espacio.

Los puntos suspensivos siempre son tres, ni dos ni cuatro. Es cierto que hace muchos años, no había una regla clara y este signo se componía por un número diverso de puntos (indefinido), pero en las ortografías académicas modernas se han impuesto los tres puntos; desterrando las grafías anteriores.

Muchas veces veo que algunas personas escriben cuatro puntos suspensivos cuando éstos cierran la oración (el punto correspondiente, y los tres suspensivos) esto es incorrecto. Aunque los puntos suspensivos se encuentren al final de la frase, no debe agregarse el punto de cierre. En este caso, la siguiente oración deberá iniciarse con mayúscula; en caso de que los puntos no cierren la frase, la siguiente palabra se escribirá en minúscula.

Los puntos suspensivos nunca pueden combinarse con la abreviatura etc.

Los puntos suspensivos

Uso correcto de los signos de puntuación

Existen una serie de situaciones en las que es necesario usar puntos suspensivos.

Pausa transitoria en el discurso. Los puntos suspensivos sirven para expresar temor, vacilación, duda o suspense en un discurso. Por ejemplo: «Si yo te contara…»

Reiterar una cita completa. A través de los puntos podemos evitar escribir nuevamente la cita completa del título largo de una obra. Por ejemplo: «En el libro Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas, Melanie Joy hace un buen uso del discurso ensayístico. A diferencia de otras obras del mismo género, Por qué amamos…»

Interrupción de un discurso. Estos signos sirven para señalar una suspensión momentánea y voluntaria del discurso cuando el interlocutor sabe cómo terminará; se utiliza en frases hechas de conocimiento popular o para contar situaciones conocidas por el interlocutor. Por ejemplo: «Ojos que no ven…» o «A pesar de que prepararon cuidadosamente la expedición, llevaron materiales de primera y guías muy experimentados… Bueno, ya sabéis cómo acabó la cosa.»

Los puntos suspensivos

Insinuar sin decir. También sirven los puntos suspensivos para expresar una idea sin decirla; sobre todo en expresiones malsonantes o poco convenientes. «¡Qué hijo de..!»

Crear suspenso. También se utilizan los puntos para dejar incompleto el enunciado, cuando es difícil hablar sobre algo. Por ejemplo: «Pasó todo tan rápido, me sentí triste y… Perdón, prefiero no hablar más de eso«.

Enfatizar una frase. Los puntos suspensivos permiten crear un clima de expectación que atrae la atención del interlocutor y consigue darle un especial énfasis al enunciado. Por ejemplo: «Tienes que tratar de estar bien, Clara… De eso se trata, ¿entiendes?»

Enumerar. Al final de una lista abierta se colocan los puntos suspensivos que dejan en evidencia que la enumeración continúa; estos signos tienen el mismo valor que la palabra etcétera. Por ejemplo: «Puedes hacer lo que quieras: leer, ver la televisión, escuchar música…»

Supresión de un fragmento. Cuando los puntos suspensivos se incluyen dentro de los corchetes o los paréntesis indican la supresión de una palabra o fragmento en una cita. Por ejemplo. «Todos se alejan sin que uno solo vuelva para mirarnos; […] Todo se pierde igual que el horizonte.» (Emilio Prados, Nunca más).

Como verán, los puntos tienen múltiples utilidades y aprender a utilizarlos puede ayudarnos muchísimo a mejorar nuestra comunicación. Y teniendo en cuenta su importancia se preguntarán qué pasa cuando debemos combinarlos con otros signos.  Les prometo que hablaré de ello prontito. Manténganse atentos. ;)

Los puntos suspensivos

Comentarios3

  • Rapsodico

    Nunca había leído tanto sobre los puntos suspensivos, de hecho, alguna cosilla la desconocía.
    Buena información, Tes. Un abrazo.

  • antonioSanchez Sanchez

    muy acertado esta lección sobre los puntos suspensivos, lastima que a alguno ya no nos quede hueco en el cerebro para asimilarlo, de todas formas lo encuentro muy interesante. saliudos cordiales

  • Nhylath

    Interesante la "clase" de hoy.
    Gracias!
    Un abrazo Tes.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.